D. Gray-man Revenge

Foro dedicado a la serie y manga de D. Gray-man. ¡Salvad las penosas almas de los Akuma!
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseAfiliadosConectarse

Comparte | 
 

 Misión en Canadá [Riza hawkeye - Aanya Garber]

Ir abajo 
AutorMensaje
Lance Hawkeye
Exorcista
avatar

Cantidad de envíos : 53
Edad : 24
Localización : ...~ *sopla el viento*
Fecha de inscripción : 19/06/2009

MensajeTema: Misión en Canadá [Riza hawkeye - Aanya Garber]   Jue Jul 23, 2009 5:11 am

Riza estaba muioa, era su primera misión y la tenía que hacer sola. Estaba totalmente confundida y preocupada. Su primer viaje por el Arca fue soprendente, ella aun no entendía como al entrar en una puerta apareciese, por arte de magia, al otro lado del océano.
El sol estaba en lo alto del cielo, ella supuso que debía ser mediodía. Hacía bastante frío, el abrigo de exorcista lo llevaba abotonado hasta arriba y el pelo lo llevaba suelto.
Nada más llegar se había encontrado a un buscador y ahora los dos iban andando por la calle. Ella, con el informe en la mano, lo leía otra vez y a su lado el buscador le explicaba la situación.

- Por cierto... me llamo Steve. - dijo el buscador tendiéndole la mano a la chica.

- Yo soy Riza, encantada. - respondió ella cambiando de mano el infrma para saludarle.

- Como bien sabes, señorita Riza, se están produciendo unos asesinatos nocturnos en serie. Podemos confirmar que algunos han sido hechos por Akumas ya que encontramos polvo junto a sus ropas. Pero lo extraño es que los otros asesinatos han sido cometidos por humanos o algo parecido. Los cuerpos han sido mutilados y con un mensaje cortado en el torso, este mensaje no ha sido descifrado, pues está escrito en un lenguaje desconocido.

- Muy bien... - dijo Riza seguido de un suspiro, estaba pensando sobre la cosa más extraña del caso: los mensajes indescifrables y por qué en la noche. - Primero deberíamos ir a la base militar, me interesaría ver los mensajes, es lo que más me intriga junto al por qué se hacen de noche.. Sobre los asesinatos cometidos por humano o humanos, ya sabes que hay gente para todo, así que la clave debe estar en el mensaje. Y tampoco debemos descartar que haya una inocencia por aquí, eso explicaría la presencia de Akumas.

Los dos fuero andando hacia el cuartel. A pesar de lo ocurrido, la vida durante el día parecía la mar de activa. Había gente por todos lados que iban a un mercadillo que se celebraba en la calle principal. La chica descartó pasar por el medio de la multitud, por dos razones: porque no quería llamar la atención y porque no le gustaban las grandes multitudes.

Al fin llegaron delante un gran edificio que hacía un buen rato que veían de lejos. Estaba protegido por un muro alto y la única entrada visible era una puerta de rejas fuertemente vigilada.
Nada más aturarse delante la puerta unos soldados se acercaron.

- Lo siento pero tendrán que irse. - dijo firmemente un soldado. - Esta área es de acceso restringido.

- Hola... perdón... - dijo Steve. - Me llamo Steve y soy un buscador y ella es la señorita Riza y es una exorcista. Ambos pertenecemos a la Orden Oscura y venimos a investigar los asesinatos.

El soldado lanzó una mirada a Riza, la miró de arriba a bajo. Pero ella no se intimidó, todo lo contrario, le devolvió la mirada. Ese soldado, de mediana edad, era ancho de espaldas pero bajito. A penas llegaba a los hombros de Riza. Con pelo corto y ojos claros tenía una cicatriz en el cuello.
Él sonrió mientras daba la orden de abrir las puertas.

- Vamos... adelante. - dijo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maiden Faith
Noé de la Avaricia - Exorcista por reclutar
avatar

Cantidad de envíos : 66
Localización : Arrendando un avión para Sudáfrica~ (?)
Fecha de inscripción : 04/05/2009

MensajeTema: Re: Misión en Canadá [Riza hawkeye - Aanya Garber]   Jue Jul 23, 2009 11:51 pm

Observaba por la ventana con el entrecejo fruncido y con la mirada firme en el horizonte. El sol brillaba en lo alto del vasto cielo, pero seguramente el astro sólo era de utilería aquel día; en esa época del año, nunca podían aliviar durante mucho tiempo el frío.

Se volvió sobre sus talones al escuchar la puerta abrirse. Supuso quién sería, puesto que sólo habían dos personas en toda la edificación que no se anunciaban antes de ingresar a su pequeño despacho: el capitán Aaron y el teniente coronel Adan, ambos hermanos suyos.

-Aanya, ¿tienes un momento? -era Adan, el mayor de los tres hermanos Garber.

-Seguro -respondió ella tomando asiento para estar más cómoda y desviando la mirada hacia su fiel can Balto, quien estaba tomando la siesta del mediodía.

-Verás, he recibido un telegrama de parte del Coronel Booth advirtiéndonos de la llegada de un enviado del Vaticano. No dio mayores detalles, pero pidió que se le proporcionase toda la información que pidiesen y que se les brindara la mejor escolta del lugar -informó el mayor de los Garber en tono serio, viendo directamente a los ojos a su hermana menor, quien no perdía detalle de sus palabras, por lo que no necesitó más información para saber qué era lo que su hermano le estaba pidiendo.

-Y como tú y Aaron están ocupados, quieres que yo sea esa escolta que solicitan, ¿me equivoco? -dijo levantándose de su asiento y yendo a despertar al Samoyedo, el cual parecía molesto por haber sido interrumpido durante su siesta.

-Exacto -respondió él formalmente, manteniendo una pose completamente recta frente a ella. Adan no acostumbraba relajarse, ni siquiera con sus hermanos.

-Supongo que no hay de otra -murmuró Aanya sin muchas ganas de escoltar a quienes ella creía eran un par de hombres eclesiásticos que sólo fastidiarían. Ya tenía muchos problemas con los asesinatos recientes y eso sólo significaría aumentar sus problemas-. Vamos Balto -giró el pomo de la puerta, pero deteniéndose cuando ya tenía medio cuerpo al otro lado del marco-. Por cierto Adan, tus agujetas están desanudadas.

Sin esperar a la respuesta del teniente coronel, Aanya y Balto se dirigieron con paso firme y veloz hacia la entrada de la base. No tardaron mucho en recorrer el trecho que los separaba de su destino y al hacerlo, notaron que justamente un soldado, más específicamente un cabo, estaba dándole el paso a dos personas. En cuanto el hombre bajo la divisó, se detuvo y mostró una pose firme y un saludo a su superior.

-Descanse soldado -señaló ella, posicionándose frente al hombrecillo-. De aquí en adelante me encargo yo. Puede retirarse -permitió Aanya, no sin antes ver de arriba abajo al hombre, por si tenía algún error en la vestimenta reglamentaria.

-Entendido, teniente -dijo el hombre antes de despedirse como se debía y marcharse con paso firme del lugar. Una vez se encontraron solos, Aanya procedió a presentarse.

-Buenas tardes. Soy la teniente Aanya Garber y este es mi compañero, el soldado especial Balto -se presentó tanto a ella como al perro, quien, acostumbrado a conocer nuevas personas, profirió un ladrido como forma de saludo-. Tengo entendido que ustedes son enviados del Vaticano que vienen por el tema de los asesinatos recientes. Por favor, acompáñenme -dijo reemprendiendo la marcha e internándose en los pasillos del edificio, dirigiéndose hacia la habitación ocupada por los científicos militares que estaban cooperando en la investigación.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lance Hawkeye
Exorcista
avatar

Cantidad de envíos : 53
Edad : 24
Localización : ...~ *sopla el viento*
Fecha de inscripción : 19/06/2009

MensajeTema: Re: Misión en Canadá [Riza hawkeye - Aanya Garber]   Vie Jul 24, 2009 7:00 am

Nada más abrirse las puertas de la base militar una chica joven llegó. Riza despegó sus ojos del hombre que les había tendido y los fijó en la chica, era alta y delgada. Sus largos cabellos mrenos fascinaron a la chica, eran bonitos. Pero lo que más soprendió a Riza fue el aire de esa chica, su presencia. Aquella chica parecía una fortaleza inexpugnable, una persona dura y fría. Eso es lo que pasó por la mente de Riza y ella esperaba que se equivocase, que la chica no fuese así.

- Buenas tardes, yo soy Riza. - se presentó la exorcista, adelantándose a Steve que era quien quería hacer las presentaciones.

- Y... y yo soy Steve. - dijo el buscador. - Si, efectivamente somos enviados del Vaticano.

Riza se deshizó al ver al perro saludar, si por ella fuera había saltado a acariciarlo. Le encantan los perros. Pero aquella no era ni el momento ni la situación para hacer tonterías.

- Muy bien, vamos. - dijo Riza.

Siguieron a la teniente Garber por los pasillos de la base. Riza y Steve andaban detrás suyo. En estos momentos de silencio, a la exorcista le dio por pensar. Y por culpa de eso empezó a ponerse nerviosa. El nudo aganta volvió a aparecer y comenzó a temblar ligeramente. Steve se dio cuenta de esto, puso su mano encima del brazo de la chica, lo apretó, le miró a los ojos y le sonrió. Riza le devolvió la sonrisa, ese hombre era de confianza y la transmitía tranquilidad.

Tras unos minutos de caminar, llegaron a una sala donde unas cuantas personas trabajaban sobre mesas llenas de papeles. Eso le recordó el despacho de Komui, pero a diferencia de él, estos hombres trabajaban.
Riza se quedó de pie esperndo a que la teniente se pronunciara.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maiden Faith
Noé de la Avaricia - Exorcista por reclutar
avatar

Cantidad de envíos : 66
Localización : Arrendando un avión para Sudáfrica~ (?)
Fecha de inscripción : 04/05/2009

MensajeTema: Re: Misión en Canadá [Riza hawkeye - Aanya Garber]   Vie Jul 24, 2009 1:49 pm

El camino hacia la habitación ocupada por los científicos que investigaban las únicas pistas dejadas luego de los asesinatos en el área fue silencioso, sólo se escuchaban sus pasos resonar. Aanya los guió durante algunos minutos por una red compleja de pasillos hasta llegar a la habitación deseada, la cual estaba ocupada por un reducido grupo de personas que apenas y se dieron cuenta de la presencia de ellos.

-Bien, aquí es donde se almacenan todos los archivos pertinentes al caso, incluyendo la evidencia encontrada. La sala contigua se encuentra ambientada para dejar allí los cuerpos sin que se descompongan con tanta rapidez -comenzó a decir mientras se internaban en la habitación, la cual no era precisamente pequeña.

A su alrededor, los científicos trabajan arduamente sin prestarles atención. Uno que otro se volteaba a verlos, pero la presencia de personas allí era tan frecuente que aquello ya no era nada del otro mundo. Estaban demasiado enfrascados en su trabajo para siquiera saludarlos.

Rápidamente y con paso ágil, un soldado se movía entre los mesones llevando papeles en sus brazos, los cuales parecían estar a punto de caérseles. Al verlo, Aanya le ordenó que se detuviera y el hombre, quien parecía ser un soldado razo y bastante joven, interrumpió su marcha y se clavó al suelo inmóvil.

-Soldado. Su camisa está fuera del pantalón y aquello es una falta de uniformidad -le dijo seriamente, como si aquel detalle fuese una falta gravísima-. Además, debería afeitarse más seguido. Que no vuelva a ocurrir -dijo antes de volver a emprender la marcha.

-S-Sí teniente -murmuró antes de marcharse del lugar.

-Los jóvenes de hoy. No saben mantenerse decentes ante un superior -comentó ella a Riza y a Steven con una sonrisa, puesto que aquello era cosa de todos los días y ya le tomaba gracia tener que hacerles notar a los razos y cabos sus errores continuamente-. Bien, este es el señor David Archer. Él les proporcionará la información necesaria -presentó a un científico ya entrado en edad, quien saludó educadamente a ambos presentes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lance Hawkeye
Exorcista
avatar

Cantidad de envíos : 53
Edad : 24
Localización : ...~ *sopla el viento*
Fecha de inscripción : 19/06/2009

MensajeTema: Re: Misión en Canadá [Riza hawkeye - Aanya Garber]   Sáb Jul 25, 2009 10:24 am

Mientras se internaban poco a poco en la habitación donde se estaba llevando a cabo la investigación. Riza escuchaba atentamente los comentarios de la teniente y, a la vez, miraba por todos lados y todas las personas presentes en la sala.
A la chica le sorprendió las palabras "evidencia encontrada". Cuando iba a preguntar sobre esto un soldado pasó delante suyo y la teniente Garber le detuvo. Riza y Steve se soprendieron al ver lo cuidadosa que era con la vestimenta y la bronca que le pegó al soldado. Eso hacía evidente que la teniente era una mujer muy responsable.

- Si. - respondió ella cuando la teniente les dirigió la palabra. - Es mejor que los eduquemos ahora, que no les hayamos de reeducar luego. - le sonrió. Lo que le hizo más gracia a Riza fueron sus mismas palabras. Ella era aun joven para decir esas palabras. En cambio, la teniente, que aparentaba menos edad, lo había dicho con mucho fermeza, com mucha experiencia. Eso fascinó a Riza.

- Jeje... - Steve contestó también con una sonrisa.

- Encantada señor Archer. - dijo ella sonriendole. - Por cierto Teninte Garber... - dijo Riza en un tono muy formal. - Me gustaría, si pudiese ser, ver los cuerpos de las víctimas y... - vaciló un poco. - Y... también, que me hablase la evidencia encontrada que ha citado antes.

Riza estaba emcurioseada por eso, quería saber si la pista era nueva o ya habían sido informados antes. Esperaba que fuese una pista nueva. Pero aun tenía que investigar los cuerpos y los mensajes y todo. Aun tenían mucho trabajo. Ambos, exorcista y buscador, sabían que sería largo.


Última edición por Lance Hawkeye el Dom Jul 26, 2009 10:38 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maiden Faith
Noé de la Avaricia - Exorcista por reclutar
avatar

Cantidad de envíos : 66
Localización : Arrendando un avión para Sudáfrica~ (?)
Fecha de inscripción : 04/05/2009

MensajeTema: Re: Misión en Canadá [Riza hawkeye - Aanya Garber]   Sáb Jul 25, 2009 4:42 pm

-Por cierto Teninte Garber... Me gustaría, si pudiese ser, ver los cuerpos de las víctimas y... -Riza vaciló unos instantes antes de proseguir-. Y... también, que me hablase la evidencia encontrada que ha citado antes.-

-Por supuesto -asintió ella volviéndose hacia Steven y el científico apellidado Archer-. Señor Archer, encargo que informe todo lo que sabemos al señor Steve. Mientras yo conduciré a la señorita Riza con los cuerpos -ordenó, pese a que no estaba el hombre bajo su mando, a David viendo disimuladamente como Balto se les adelantaba, abriéndoles el camino.

-Con gusto, señorita Garber -asintió el hombre con una amable sonrisa e invitando al buscador a acercarse al mesón repleto con papeleo.

Una vez los dos hombres se alejaron, Aanya condujo a Riza hacia la habitación en donde estaban guardando los cuerpos. Antes, advirtió que habían dos tipos de cadáveres y que posiblemente el aroma del interior de la sala la podría llegar a marear ligeramente, por lo que le recomendó aspirar profundo antes que abriesen la puerta.

Balto las esperaba frente a la puerta metálica de la habitación. Aanya aspiró hondo y luego abrió la puerta, indicándole a Riza que entrara de prisa. Al estar ambas en el interior de la habitación, la puerta fue cerrada al instante y las luces encendidas. A diferencia de lo que una persona normal llegaría a creer, el aroma de ese cuarto no era el hedor pútrido de un cuerpo en descomposición, sino una viciada esencia a lavanda, la cual utilizaron los médicos y científicos para disimular el ligero aroma a muerte que inevitablemente estaba presente en el lugar.

-Este es uno de los primeros cuerpos hallados. Según fuentes anónimas, se trata de un banquero con mala fama que vivía solo en la ciudad -informó la canadiense, ya sabiéndose los informes de cada víctima casi de memoria, abriendo un cajón metálico grande y revelando su interior: el cuerpo carente de brazos, pies y una oreja de un hombre casi irreconocible por la mutilación de su rostro. En su torso estaba escrito evidentemente con el filo de un objeto cortopunzante lo que parecían ser extraños símbolos-. Cada cuerpo tiene una inscripción parecida, aunque difieren en unos pocos símbolos. Los científicos aún están intentando descifrar su significado, pero los únicos avances registrados son el reconocimiento de símbolos druidas y celtas similares, mas no idénticos, a los escritos aquí.

Dejando que Riza estudiara con tranquilidad unos segundos el cuerpo, a no ser que se asqueara por el cadáver, Aanya y Balto se dirigieron hacia una repisa donde guardaban los estudios hechos sobre los cuerpos y el segundo tipo de cadáveres. De la estantería más alta de la repisa, Aanya tomó un frasco con polvo y dejó sobre el lomo de Balto lo que parecía ser ropa femenina.

-Este es el segundo tipo de cadáver -prosiguió dejando el frasco junto al cuerpo mutilado del baquero-. En todos mis años en el ejército, nunca había visto algo así. Sólo encontramos sus ropas y este polvo, pero más que eso parecieron haberse disuelto en el aire -dijo sin ocultar su extrañeza y una pequeña molestia nacida por su falta de costumbre a no entender lo que la rodeaba-. Dudo que sirva mucho para investigaciones, pero debemos de reunir la mayor evidencia posible para escalerecer este suceso y espero su total cooperación en el caso.

Sabía que Riza era mayor que ella, pero para Aanya, ella no era más que una civil que el Vaticano creía capaz de aportar algo en sus investigaciones. Dudaba que en campo abierto sirviera de mucho en el momento, pero desde que la había visto pensó que, con el entrenamiento adecuado, la rubia podría ser una buena adquisición para el ejército.

-Más que esto no se ha encontrado. Lo único importante que hemos hallado lo encontró Balto cerca de uno de los cuerpos mutilados -dijo con un aire que demostraba orgullo por su can.

Habiéndolo tomado con anticipación de uno de los mesones en la habitación anterior, Aanya le tendió un papel semi-arrugado a Riza. La caligrafía no era estilizada, pero a diferencia de muchas otras, era entendible. Una estrella resaltaba en una de las esquinas del papel y lo único que rezaba era "Mejor mutilado que empolvado". Personalmente, la teniente pensaba que era una clase de broma o de advertencia, pero no podía saber de cuál de las dos se trataba.

Esperaba que la chica rubia sí lo supiera o hiciera esbozo de una teoría que los ayudase en algo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lance Hawkeye
Exorcista
avatar

Cantidad de envíos : 53
Edad : 24
Localización : ...~ *sopla el viento*
Fecha de inscripción : 19/06/2009

MensajeTema: Re: Misión en Canadá [Riza hawkeye - Aanya Garber]   Dom Jul 26, 2009 11:10 am

El buscador y la exorcista se separaron. Steve fue con el señor Archer a ver todos los informes y Riza fue hacia la habitación donde se encontraban los cadñaveres junto con la teniente Garber.

Las dos chicas llegaron delante una puerta metálica. La teniente avisó a la exorcista que asprara hondo antes de entrar a la habitación. Aanya abrió la puerta y le hizo señas a Riza para que entrara rápido. La chica cogió aire y entró haciendo dos saltos.
Riza se sorprendió mucho al respirar. Hacía un olor peculiar y reconocible, aspiró hondo para averiguar que era. Parecía tomillo o lavanda. Volvió a aspirar hondo, pero entonces descubrió otro olor, un olor fétido y de putrefacción. Era evidente que es olor aromático estaba para tapar el verdadero olor de la sala.

La teniente prodeció a mostrarle el primer cuerpo.

-Este es uno de los primeros cuerpos hallados. Según fuentes anónimas, se trata de un banquero con mala fama que vivía solo en la ciudad - dijo abriendo un cajón metálico con el cuerpo dentro. Luego, la teniente la informó sobre los mensajes.

- Madre mía... - exclamó Riza, al ver el estado del cuerpo. Estaba muy mutilado, le había cortado los brazos y los pies. Riza ahogó un sollozo y cerró los ojos un momento, quería mentalizarse que esto solo era el principió. Tras unos segundos. Riza volvió a abrir los ojos y observó con detalle cada rincón del cuerpo; bueno, lo que quedaba del cuerpo. - Bueno... - dijo decepcionada al ver que los mensajes no aportaban ningún dato nuevo, de momento. - Parece que de momento los símbolos no nos ayudan en nada.

La teniente y su perro fueron a un extremo de la sala donde había . Riza no prestó atención a esto, pues estaba submergida en el estudio del cuerpo mutilado. Miró la cara, faltaba una oreja y el rostro era casi irreconocible por culpa del ensañamiento. Miró el mensaje escrito sobre el torso de la víctima. ¿Símbolos druidas y celtas? Riza no tenía ni idea de todo eso. Por suerte, como había dicho la teniente, hay un grupo de científicos investigando el mensaje. Esto le quitó un peso de encima a la chica.

-Este es el segundo tipo de cadáver. En todos mis años en el ejército, nunca había visto algo así. Sólo encontramos sus ropas y este polvo, pero más que eso parecieron haberse disuelto en el aire. Dudo que sirva mucho para investigaciones, pero debemos de reunir la mayor evidencia posible para escalerecer este suceso y espero su total cooperación en el caso. - dijo la teniente mientras ponía sobre la mesa un bote de polvo y las ropas de la víctima.

- A este asesinato si que tengo explicación. - dijo mientras observaba os polvos. - Nosotros, los exorcistas y el Vaticano, luchamos contra los maléficos planes del Condedel Milenio, no sé si habrás oído hablar. - hacía memoria de las explicaciones que le daba su maestra y, con una gran habilidad de síntesi, intentaba explicarselo lo más entendible posible. - El Conde utiliza como armas a unas máquinas anomenadas Akumas. Estos utilizan un veneno para matar, y este veneno provoca esto: que el cuerpo de la víctima se vuelv polvo. - bajó la cabeza entristecida. - Que hayan Akumas aquí entorpece aun más el caso, pero creo que mantiene una relación con los asesinatos.

Entonces vino la gran sorpresa, la teniente le dio un papel arrugado con una etsrella en la punta. Riza quedó helada al leer el mensaje: "Mejor mutilado que empolvado." La exorcista maditó un rato con este menasje.

- Creo... - empezó a hablar con tranquilidad. - Creo que sí hay relación entre los dos tipos de asesinatos. Si el sujeto o sujetos que han escrito esto han nombrado la palabra "empolvado" quiere decir que saben la que el veneno de los Akumas provoca estas consecuencias. Puede que este sujeto mantenga relación directa con los Akumas. - paró durante unos segundos, entonces se le ocurrió una teoria que podía desmontar esta. - A no ser que... - vaciló. - ¿Qué asesinatos se cometieron antes?

Lo que pasaba por la mente de Riza era muy sencillo. Al saber que la gente moría hecha polvo, alguien no muy bien de la cabeza tuvo la genialosa idea de matar gente mutilándole. En ese caso la nota no aportaría nada, a la vez que aportarçia muchas cosas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maiden Faith
Noé de la Avaricia - Exorcista por reclutar
avatar

Cantidad de envíos : 66
Localización : Arrendando un avión para Sudáfrica~ (?)
Fecha de inscripción : 04/05/2009

MensajeTema: Re: Misión en Canadá [Riza hawkeye - Aanya Garber]   Lun Jul 27, 2009 9:22 pm

¿Conde del Milenio? ¿Akumas? En su vida había escuchado tales términos y aquello le parecía, en cierta parte, algo absurdo. ¿Un veneno capaz de volver a alguien en polvo? Parecía imposible, ya que si existiera algo parecido, ya se estaría utilizando dicho veneno como armas biológicas de sumo peligro para las guerras.

Riza parecía saber mucho sobre el segundo tipo de cadáveres encontrados, siendo que ellos en la base tenían muchas dificultades con ellos. No podían encontrar la causa de muerte y las búsquedas de los cuerpos no tenían éxito. Sin embargo, Aanya pensó que tener a la rubia podría ser de gran ayuda.

-¿Qué asesinatos se cometieron antes? -cuestionó la exorcista, quien parecía poder aclarar muchas cosas si obtenía la respuesta.

Aquel tipo de preguntas le parecían a Aanya, por lo general, fundamentales y vitales en una investigación. Se podían sacar muchas conclusiones a raíz de ellas, pero en aquel caso no sabía qué podría saber a partir de aquella interrogante. Se sentía impotente e ignorante, cosa que no le gustaba en lo absoluto.

-No es algo claro, pero según rumores, los primeros en ser encontrados fueron las ropas sin siquiera el polvo que luego hallamos -murmuró insegura, puesto que ella había estado desde casi el comienzo en aquel caso, pero las primeras afirmaciones sobre éste no eran concisas y carecían de pruebas, por lo que sólo se basaban en conjeturas imprecisa elaboradas por los científicos del lugar.

Un ladrido casi inaudible de Balto llamó su atención y al voltear a ver al can, notó que éste parecía decaído. Inmediatamente, logró dar la razón: la concentración de la esencia que cubría el hedor a muerte parecía afectar más al perro, puesto que éste se valía de su olfato más que los humanos.

-Señorita Riza, creo que es hora de marcharnos de este lugar. Si no le molesta, podemos continuar platicando mientras le muestro los registros sobre los símbolos celtas y druidas encontrados -dijo invitándola a salir, ya que seguramente no sólo Balto necesitase de aire fresco, sino que ellas también. Había visto a gente que se quedaba por demasiado tiempo y precisamente no deseaba quedar con los sentidos nublados y confundidos por el viciado aroma del lugar.

No obstante, la falta de aire fresco parecía haber afectado ya a la rubia, pues repentinamente comenzó a tambalearse y antes que la Teniente pudiera preverlo, la exorcista desfalleció. Balto, para suerte de la mareada chica, sí pudo reaccionar a tiempo y amortiguó la caída de Riza poniendo su cuerpo de por medio.

-Mejor saquémosla rápido de aquí Balto -dijo Aanya pasando uno de los brazos de Riza por sus hombros y recargando así todo el peso de ella sobre sus hombros y, a rastras, la llevó hacia afuera de la habitación.

Inmediatamente, los científicos que trabajaban allí se acercaron a ayudarla, pues evidentemente necesitaba de ayuda aunque no la pidiese por puro orgullo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Rhapsody-
Exorcista - Hechicero de Génova
avatar

Cantidad de envíos : 18
Edad : 27
Localización : Tras mi luna de cristal
Fecha de inscripción : 04/08/2009

MensajeTema: Re: Misión en Canadá [Riza hawkeye - Aanya Garber]   Vie Oct 09, 2009 5:10 pm

A través de un comunicado recibido por el buscador Steve, Riza tuvo que regresar a la Orden por una cuestión de emergencia, sin embargo, al ser el caso también de alta prioridad, otro exorcista fue enviado en su lugar.

En las calles se veían dos carrujaes, uno llevaba a Riza al lugar donde debía tomar el arca para regresa, el otro al nuevo exorcista que se encargaría ahora de la misión que anteriormente la joven llevaba a cabo.

El Teniente Archer y Steve esperaban pacientes al reemplazo de la exorcista.

-Disculpe las molestias pero..-Comentó el teniente.-¿Esa totalmente seguro que Agentes del Vaticano sean capaces de ayudarnos a resolver el caso?.-

-Jeje...disculpe también las molestias, pero dejem decirle que nos ería muy bueno subertimar a los exorcistas. Creame son más fuertes de lo que dan las apariencias.-Comentó el buscador para luego observar el carruaje que se acercaba.-Allí viene.-

El carruaje se detuvo en frente de ellos, y al abrirse la puerta, la jovén bajo de el mismo observando con una sonrisa a los dos presentes. El Teniente Archer estaba algo sorprendido por la apariencia de la chica, en realidad no debía tener menos de 18 años, pero como había dicho el buscador "No Deberia dejarse llevar por las apariencias."

-Señor Archer permitame presentarle a Lenalee Lee, ella sera la encargada de reemplazar a la joven Riza.-le dijo el joven buscador.

-Es un placer conocerle, y espero ser de gran ayuda.-Saludó la joven de forma cortés al teniente, estaba feliz de poder ayudar, si esta de por si no era su primera misión sola, ya que de niña iba a muchos lugares por su cuenta. pero esta era una misión en la quedebía dar todo su esfuerzo.

-El placer es mio señorita Lee, digame, necesita que le comente algo sobre lo que sucede?.-Pregunto el miembro de la fuerza militar.

-Por el momento no, ya se me ha dado un resumen de la situacion, pero me gustaría saber un informe mas detallado.-Comentó ella siendo sincera en cada palabra y en su petición.

El teniente pidió que los siguieran, tanto el buscador como la exorcista caminaron por los grandes pasillos del lugar. Lenalee estaba algo impresionada, era la primera vez que visitaba ese tipo de lugares, y tambíen algo impresionada por el trabajo, tanto que no notaba las miradas que les dedicaban los demas miembros de la fuerza militar. Unos minutos más tarde lograron encontrar su objetivo.

-Señorita Garber, hemos vuelto. Esta señorita sera la encargada de ayudarnos, en reemplazo de la señorita Riza.-Exclamó el hombre que había recibido a Lenalee junto con el buscador, al parecer eran compañeros de trabajo.

-Mucho gusto, mi nombre es Lenalee, es un placer conocerla señorita.-Saludo esta amablemente, para luego observar detenidamente a la joven, era un poco ams alta que ella y en su mirada se mostraba sabiduría y extrema valentía. Sin duda debía ser una persona digna de admirar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maiden Faith
Noé de la Avaricia - Exorcista por reclutar
avatar

Cantidad de envíos : 66
Localización : Arrendando un avión para Sudáfrica~ (?)
Fecha de inscripción : 04/05/2009

MensajeTema: Re: Misión en Canadá [Riza hawkeye - Aanya Garber]   Vie Oct 09, 2009 10:12 pm

La retirada de la desfallecida exorcista dejó a la teniente y al soldado especial solos en la sala en donde los científicos trabajaban. Quizás se había equivocado con la rubia y su resistencia no era tan alta como esperaba. Como fuera, le había anunciado Steve que se había comunicado con una supuesta Orden -¿no eran gente del Vaticano?- y que un reemplazo sería enviado inmediatamente.

Mientras Archer se marchaba con el buscador para esperar a quien reemplazaría a la rubia, Aanya fue llamada por otro de los científicos del lugar (si no se equivocaba, respondía al apellido "Talbooth"), quien precisamente era uno de los que se encontraba estudiando los símbolos inscritos en los cadáveres mutilados. Al parecer habían hecho un nuevo descubrimiento.

-Señorita Garber, hemos vuelto. Esta señorita sera la encargada de ayudarnos, en reemplazo de la señorita Riza -minutos después, la voz de David logró que dejase de observar las anotaciones de Talbooth y se volteara a conocer a la nueva exorcista.

-Mucho gusto, mi nombre es Lenalee, es un placer conocerla señorita -se presentó la chica de rostro tierno y apariencia de, como decía la canadiense, no conocer nada sobre la crueldad de la vida. Muy distinta a Riza, Lenalee no parecía ser capaz de siquiera soportar una larga jornada de entrenamiento militar pensaba Aanya.

-Teniente Aanya Garber y soldado especial Balto a su disposición, señorita Lenalee -se presentó a ella y a su compañero, quien, como la otra vez, saludó con un potente y corto ladrido, aunque, a diferencia de cuando conoció a Riza, no pudo evitar acercarse a la china y olisquear sus piernas.

Extrañada por aquella actitud de Balto, quien solía mostrarse respetuoso ante la gente nueva, pero no se acercaba más de lo estrictamente necesario, Aanya dio una simple orden para que el perro se sentara. Éste obedeció sin chistar; la pelinegra agradecía que aunque sea las órdenes simples las acatara.

-Es una pérdida la baja de la señorita Riza, pero espero un óptimo rendimiento de su parte, señorita Lenalee -dijo con voz firme, dándole la espalda para tomar los papeles donde Talbooth tenía sus anotaciones y recientes descubrimientos sobre los símbolos plasmados en los torsos muertos de las víctimas-. Supondré que ya se le ha informado, aunque sea a grandes rasgos, la situación. Si no es así, dígame inmediatamente antes de informarla sobre los recientes hallazgos por parte de nuestro equipo de científicos e investigadores -comenzó volteándose una vez más hacia Lenalee, con rostro serio como la situación lo ameritaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Rhapsody-
Exorcista - Hechicero de Génova
avatar

Cantidad de envíos : 18
Edad : 27
Localización : Tras mi luna de cristal
Fecha de inscripción : 04/08/2009

MensajeTema: Re: Misión en Canadá [Riza hawkeye - Aanya Garber]   Sáb Oct 10, 2009 5:07 pm

El saludo fue de lo más normal, aunque la forma de presentarse de la joven fue algo que a Lenalee le sorprendió bastante. ¿Teniente?, con razón de echo si era lo que ella pensaba, era sin duda alguien de admirar. Hasta allí todo iba bien, pero Lena se sorprendió, tal vez tanto como Aanya, al ver el acto de Balto, al que la joven llamaba "soldado especial", no era que a ella no le incomodara, ni le diera miedo. Simplemente fue sorpresa lo que mostro su rostro, pero luego una sonrisa inocente salio cuando la "extraña" presentacion del can era finalizada por la teniente.

-Es una pérdida la baja de la señorita Riza, pero espero un óptimo rendimiento de su parte, señorita Lenalee. Supondré que ya se le ha informado, aunque sea a grandes rasgos, la situación. Si no es así, dígame inmediatamente antes de informarla sobre los recientes hallazgos por parte de nuestro equipo de científicos e investigadores.-

La joven exorcista mostro una mirada un poco más seria, pero continuo sonriendo, en una forma como demostrarle confianza a la joven de la fuerza militar.-Descuide, pondre todo de mí para ayudarles a resolver este caso.-Hizo una pausa.-Y si, ya estoy informada de la situación, por lo menos en un resumen que se me dió antes de venir, pero como dije antes, me gustaría saber si algunos detalles no le fueron aclarados a Riza antes de partir, si es así me gustaria saberlo.-


El señor Archer también le dio algunos informes de investigación a Lenalee, parecidos a los que tenia Aanya en las manos, la china comenzó a leerlos deteninamente para conocer mas detalles, pero por alguna razón, despues de leerlos dos y tres veces más, las conclusiones al parecer eran las mismas.

-Supongo que Riza le comentó algo sobre los rastros de polvo que corresponden a un tipo de asesinato..-Lenalee estaba por continuar, pero quizo que mejor esto quedara entre ellas.-Podriamos hablar de esto en privado?.-

Lenalee le estaba pidiendo a la teniente que se movilizaran a otro lugar para que pudoeran conversar esto con un poco mas de calma, pero ella tuvo que pedirle a Aanya que fuera la guía dado que ella no concoía para nada el lugar.

Tal y como había ocurrido en los pasillos del lugar, lenalee estaba tan concentrada con la misión que no notó las miradas que los demás soldados le dirigian, todos notaban lo "bonita" que para ellos era la exorcista.

-Oye mira, esa parece ser otra de los miembros del Vaticano.-Cometó un soldado en voz baja no muy lejos de allí.

-Si así son las jovenes que trabajan allí creeme que no me molestaría volverme religioso.-Respondió el otro con un toque algo coqueto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maiden Faith
Noé de la Avaricia - Exorcista por reclutar
avatar

Cantidad de envíos : 66
Localización : Arrendando un avión para Sudáfrica~ (?)
Fecha de inscripción : 04/05/2009

MensajeTema: Re: Misión en Canadá [Riza hawkeye - Aanya Garber]   Mar Oct 13, 2009 9:04 pm

La disposición a continuar el trabajo que Riza había dejado pendiente por parte de Lenalee logró satisfacer a Aanya. Todo partía con la intención de hacer algo bien.

Sin embargo, gracias a sus años en el ejército, la teniente Garber había logrado aprender a enfocar su atención en más de un aspecto a la vez -en pleno campo de batalla, era imprescindible tener ojos en la nuca y un oído/radar-, por lo que la conversación "indecorosa" de los soldados llegó claramente a sus oídos. Por supuesto, aquella degradación del sexo femenino la indignó y al momento en que Lenalee solicitó más privacidad para tratar el tema en cuestión, Aanya sonrió con firmeza y asintió con la cabeza.

Pidiendo que la siguiera, la teniente, en compañía de su fiel can, caminó con paso firme por la habitación hasta que "casualmente", pasó junto a aquellos libidinosos soldados. Detuvo su marcha de golpe.

-¡Soldados! -llamó con voz firme y éstos, asustándose en primera instancia, se colocaron en poses firmes, como se debía ante un superior-. Deberían estar avergonzado por tales comentarios. Deshonrar a una señorita de esa manera, ¡¿acaso no tienen hermanas o madres?! -a medida que pronunciaba cada palabra, el nerviosismo y humillación de los militares aumentaba, en conjunto con un evidente sonrojo-. Discúlpense con la señorita Lenalee y luego den cien vueltas a la base, ¡pero de inmediato! -ordenó estrictamente, sin perder una pizca de su autoridad ante ellos.

-¡Di-Discúlpenos, señorita! -exclamaron al unísono los soldados haciendo una exagerada reverencia ante Lenalee para luego salir de la habitación como si estuvieran siendo perseguidos por el mismísimo diablo.

Al desaparecer de su vista aquellos indecentes, Aanya indicó a Lenalee que continuaran caminando.

Decidió llevarla a su oficina, tendrían más privacidad pues nadie, a excepción de Aaron y Adan, ingresaban sin anunciarse previamente, por lo que todo lo que hablasen allí se mantendría al interior de esas cuatro paredes. El camino hacia la oficina resultó algo breve y sin contratiempo alguno; los pasillos estaban completamente desiertos, aunque escuchaba a la lejanía a gente caminar por otros pasillos.

-Pase -dijo abriendo la puerta de su oficina y dejando que Balto ingresara y se acomodara en aquel lugar donde estaba su siesta antes de ser interrumpido-. Póngase cómoda -murmuró sacando su cigarro del día para encenderlo y relajar las tensiones-. Anuncio inmediatamente que todo lo que la señorita Riza me comentó sobre el misterioso polvo me sonó a incoherencia. Dijo algo sobre un Conde o Duque... espero que usted pueda explicarme más detalladamente de qué rayos estaban hablando -murmuró tomando asiento, tras haber cerrado la puerta una vez que la china ingresó a la oficina.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Misión en Canadá [Riza hawkeye - Aanya Garber]   

Volver arriba Ir abajo
 
Misión en Canadá [Riza hawkeye - Aanya Garber]
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ARMADA DE CANADÁ
» Duda con tejido que se riza
» 10 Dólares Canadá, 1971
» Canada, 25 cents, 2006.
» devil may cry mision 10 dante y lady

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
D. Gray-man Revenge :: | Continentes | :: América :: Norteamérica-
Cambiar a: