D. Gray-man Revenge

Foro dedicado a la serie y manga de D. Gray-man. ¡Salvad las penosas almas de los Akuma!
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseAfiliadosConectarse

Comparte | 
 

 Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Mana Valentine
Exorcista - Noé del sadismo
avatar

Cantidad de envíos : 268
Edad : 29
Localización : Londres, Inglaterra/ El Cairo...
Fecha de inscripción : 04/10/2008

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Lun Jul 27, 2009 4:48 pm

En cuanto a su comentario de “vamos a buscar una ventana”, éste fue bien aceptado por el albino quien en menos de 5 minutos localizó una en lo alto de la construcción, ayudado de su inocencia del payaso, hizo lo necesario para que una de las telas de su traje se sujetara en el interior de la ventana.

-Bien tú te encargas de los guardias si ésto sale mal- le dijo arquando la ceja.

Previo a una verificación de la seguridad, el exorcista estiró una de sus manos para que Mana la tomase y ascendieran hasta el interior de la edificación, en cuanto el albino comenzó a subir pudieron ambos ver con más precisión lo que parecía ser una cola y un ala doradas y mientras más avanzaban la esférica anatomía de Timcanpy apareció perfectamente en el borde de la ventana.

-¿Qué hace Timcanpy ahí, no se supone que debía estar en el cuarto de la estatua?- Consultó al aire más que a una persona en especial, pero para sorpresa, algo blanco se había asomado repentinamente y desaparecido de la vista de ambos chicos con prontitud.

-¿Eh? ¿Viste eso?– No había sido su imaginación, estaba segura, al parecer algo más acompañaba al pequeño Golem en aquella sala.

En cuanto alcanzaron el extremo de la ventana, Mana se colgó ayudada de ambas manos para lograr impulsarse y sentarse en el borde, afirmando de la mano al albino le ayudó para que ambos ingresaran donde estaba un inquieto Timcanpy que hacia toda clase de gestos con las alas tratando de apuntar en dirección hacia donde se veía una especie de soga artesanal y… ¿Quién era la chica que estaba ahí escondida?

-¿Quién eres tú? –consultó dudando mas, en cuanto asimiló como iba vestida y el maquillaje que llevaba aquella chica, se dio cuenta de que la tan amada Diosa de los lugareños había sido descubierta in-fraganti tratando de huir del lugar, por fin una nueva pieza del rompecabezas se había descubierto.

-Al parecer nuestras sospechas no estaban desviadas – cuchicheo a Allen quien estaba a su lado, seguramente ahora sí podrían hacerse de algo más de información de todo lo que pasaba y probablemente ella debía saber donde tenían a los buscadores capturados…

_________________



Exorcista Mana Valentine
Innocence:5 - Experience:14

Rico Caliari
Inner Noé: 5 - Experiencia: 0

Inspector Howard Link
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Musician
Exorcista - Noé del Vínculo
avatar

Cantidad de envíos : 495
Edad : 23
Localización : ~El Cairo~ - ~Arca Negra~
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Mar Jul 28, 2009 4:14 pm

Así como Mana, a Allen no le pasó desapercibida la presencia de Timcanpy que paulatinamente a como ascendían, se iba dibujando en el marco de la ventana.

-¿Qué hace Timcanpy ahí, no se supone que debía estar en el cuarto de la estatua? –indagó Mana al aire, pero Allen se tomó la pregunta como si fuese para él. Igual de desconcertado estaba de todas formas.

-Eso mismo me pregunto yo, ¿en qué se habrá metido ahora? Le dije que no se moviera hasta que volviese por él.- y justo en ese momento, ante sus quejas, Allen alzó los ojos nuevamente hasta su blanco y captó la pequeña parte de una silueta, apartarse repentinamente de la ventana. Su vista, gracias a los años de entrenamiento supervivencia con su maestro, estaba lejos de ser defectuosa. Iba a preguntarle a Mana por eso, puesto que dudaba que de se tratase de una alucinación, pero ella se le adelantó.

-¿Eh? ¿Viste eso?

-Si, lo vi. Vamos a entrar –apremió y aceleró la marcha con esfuerzos, puesto que a la vez trataba de avanzar en silencio para que nadie los descubriera.

Cuando ambos estuvieron en tierra firme, ya ingresados en la fortaleza, Mana buscó con la vista a Tim, y en cuanto lo vieron tanto ella como Allen, notaron que con todo lo que su redondo cuerpo tenía, trataba de señalar una dirección. Faltaba que de alguna manera milagrosa sacara de su interior un cartel con luces de neón para alertarlos de la presencia que se escondía de ellos. No hizo falta, puesto que ambos exorcistas al instante se percataron de la pequeña niña que trataba de ocultarse de ellos.

-¿Quién eres tú? –interrogó Mana, y Allen para ese entonces había descubierto de quién se trataba realmente, tras mirarla con brevedad y analizar sus vestimentas. Tuvo que contener un gemido de sorpresa, y justo en ese momento su compañera cayó en la cuenta también.- Al parecer nuestras sospechas no estaban desviadas- le susurró entonces como si se tratase de información confidencial. Él asintió, y sin querer perder tiempo, se acercó lentamente hacia la niña sin intención de asustarla.

-Esto, disculpa pequeña –el peliblanco se agachó un poco hasta estar al nivel de ella, y le sonrió con confianza y tranquilidad, manteniendo un poco de distancia para que no se alarmase- ¿qué haces rondando por aquí y a estas horas? –preguntó primero, y luego la miro con más detenimiento sin perder la sonrisa pueril- ¿no serás de casualidad la diosa de éste fuerte? –hubiese dicho ‘supuesta diosa’, pero Allen pensó que sería mejor afirmarlo. De alguna manera, sabía tratar con los niños... ese era parte del poco legado que le había quedado de sus viajes junto a su padre adoptivo, Mana antes de que hubiese muerto. Y también de su estancia en el circo como Pierrot.

_________________

Allen Walker
Innocence: 6
Experiencia: 29



Jasdevi
Inner Noé: 6
Experiencia: 13
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Meta Knight
Exorcista por reclutar


Cantidad de envíos : 21
Fecha de inscripción : 12/06/2009

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Mar Jul 28, 2009 7:32 pm

-Tiene que haber un sitio....el que sea...

La chica trato de ocultarse antes de que aquel par llegase a trepar por la ventana y la descubriese, trato de hacerlo al lado de un mueble

-Tranquila, seguro que seran los bandidos que vendran a buscarme, si estoy aqui y no hago ruido pasaran de largo hacia la sala y yo escapare, aun hay esperanzas

Esperanzas que enseguida se fueron a pique cuando aquella pequeña esfera reaparecio para señalar donde se encontraba en su intento de esconderse, la pobre no pudo hacer otra cosa que quedarse boquiabierta

-¿¡Por que me quieres delatar?! ¿¡Que te he hecho yo?!- pensaba para si mientras las primeras lagrimas brotaban por sus ojos

Enseguida aparecieron aquellos dos extraños a verla, a la pequeña les sonaba de vista, uno era el albino quien fue que dejo a su delator como ofrenda y la chica fue quien le habia tocado un poco el pie ¿lo habrian planeado todo desde el principio?

-¿Quién eres tú?- Le pregunto la joven nada mas verla, aunque parecia que ambos se habrian percatado ya, pues estaba cuchicheando con el chico, lo mas probable algo sobre ella

-De esta no salgo, estos podrian ser mis ultimos segundos ¿Que hago?

Vio al joven afirmar a su compañera y lentamente se acercaba a ella, Nyako no podia ya correr muy deprisa despues de la persecucion y estaba demasiado nerviosa como para moverse, solamente sujeto su piedra como si esperase que hiciese algo por ella

-Esto, disculpa pequeña- dijo para su sorpresa, se habia agachado un poco para quedar a su altura, ademas no parecia mostrarse enfadado, mas bien era como si hablase con ella como si la hubiese visto por la calle -¿qué haces rondando por aquí y a estas horas?

Ella queria buscar alguna escusa, pero dudaba mucho de que colase algo como "me disfrace como la diosa para venir y me he perdido" de modo que decidio no decir nada por el momento

-¿no serás de casualidad la diosa de éste fuerte?- le pregunto a continuacion, ella ya lo tenia claro de que ellos sabian que ella era la estatua que la gente adoraba como una diosa y ya era una tonteria ocultarlo.

-Si....y no- respondio procurando no hechar a llorar- a lo unico que llego es a hacer un truco con mi colgante y nada mas, y yo necesito robar para comer asi que me hice pasar por una estatua ¡Pero no pretendia que llegase a tanto!- ante aquella afirmacion agito los brazos con nerviosismo - Solo queria que fuese una familia la que me ofreciese algo, no que me trajesen aqui....- termino de hablar y cerro los ojos temerosa de la reaccion que pudiese surgir por parte de ellos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mana Valentine
Exorcista - Noé del sadismo
avatar

Cantidad de envíos : 268
Edad : 29
Localización : Londres, Inglaterra/ El Cairo...
Fecha de inscripción : 04/10/2008

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Mar Ago 04, 2009 7:17 pm

Algo enternecida por la muchachita y su actuar, Mana se le acercó así como antes lo había hecho Allen y se acuclilló frente a ella, haciendo además el ademán de sacarse aquel paño que usaba de turbante sobre la cabeza, en cuanto el cabello recogido afloró por la espalda y hombros de la colorina, volvió la vista hacia la niña que nerviosa daba sus explicaciones.

-a lo único que llego es a hacer un truco con mi colgante y nada más, y yo necesito robar para comer así que me hice pasar por una estatua ¡Pero no pretendía que llegase a me ofreciese algo, no que me trajesen aquí.

-No hemos venido a juzgar a nadie ¿Nos puedes decir tu nombre?–le contestó a la niña que asustada cerró sus ojos, y era verdad, aquello distaba de lo que habían ido a hacer. Pero antes de siquiera hablar otra palabra, algo de lo que había dicho la muchachita.

-Espera, pequeña ¿Dijiste algo de un truco con un colgante?- Le cuestionó como si algo no encajara en su análisis – ¿Nos puedes enseñar ese truco?

Algo en todo el asunto la hacía sospechar de algo, quiso sacar de entre sus ropas el folio con las explicaciones del asunto, pero se vio con aquellos ropajes que no eran los suyos y además, los papeles estaban en su desaparecida maleta.

-Ugh, mi maleta no está –se quejó- Bueno, según lo que recuerdo… en el expediente se hablaba de una “piedra verde como la esmeralda” –citó palabras textuales –Y si aquella piedra es lo que sospechamos, tendríamos ya resuelto el 70% de la misión, me podrías enseñar tu collar, por favor, es muy necesario para nosotros –Le pidió con total sinceridad.

Mientras aguardaba por la respuesta de la niña y alguna otra palabra del Allen, Timcanpy se posó sobre la cabeza de la pelirroja y se movió para acomodarse en la sima de ésta, Mana le acarició con el dedo y lo felicitó.

-Gracias Tim, fuiste de mucha ayuda- Pero de pronto, al otro lado de la puerta se empezaron a oír voces y pasos.

La pelirroja miró en aquella dirección y poniéndose de pie corrió hasta un lado de la puerta, mientras sacaba una de sus pistolas y hacía gestos con las manos hizo señas a su compañero y a aquella chica para que fueran con ella tras la puerta, probablemente pronto tendrían que dar la cara ante los guardias.

_________________



Exorcista Mana Valentine
Innocence:5 - Experience:14

Rico Caliari
Inner Noé: 5 - Experiencia: 0

Inspector Howard Link
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Musician
Exorcista - Noé del Vínculo
avatar

Cantidad de envíos : 495
Edad : 23
Localización : ~El Cairo~ - ~Arca Negra~
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Sáb Ago 08, 2009 2:05 pm

Casi con la misma profesionalidad, Allen tomó de los hombros suavemente a la pequeña niña y la guió junto con él hacia donde estaba Mana. Después de todo no se había olvidado de su condición de intruso en aquella fortaleza junto a su amiga. Además, ahora, si les descubrían con la supuesta “diosa” en sus manos, las cosas podían ponerse algo más que tensas: quedarían como rateros. Lo mejor era salir de allí cuanto antes.

Se escuchó el ruido de pasos cada vez más cerca, hasta que pudieron percibirlos al otro lado de la habitación y oír su cesar.

-¿Eh? ¿Esta habitación? De todas es la más lejana a la diosa. Dudo mucho que quienes hubiesen podido dar con ella se encuentren aquí –apuntó una voz realmente gruesa y atontada. Parecía hablarle a alguien.

-¡Serás imbécil! Justamente por eso es que debemos ver este cuarto con más prioridad que los otros. La ventana siempre se encuentra abierta, porque nadie le toma importancia a esta habitación. Ahora, ¡mueve ese trasero! –aquella voz Allen la reconoció como aquel extraño hombre que había logrado delatar a Pedro-san, y con quién el buscador se quedó discutiendo. Se preguntó a dónde podría haber llegado la agitada charla, y qué le había podido suceder al siervo de la Orden, cuando ambos personajes penetraron en el lugar.

-No veo nada raro por aquí, jefe.

-Idiota, continúa buscando –los ojos de ese hombre eran sagaces y emitían un brillo que desde el primer momento en que lo vio, a Allen no le gustaron para nada.

Sin embargo, para la suerte de ambos exorcistas, el que se acercó más a donde ellos se escondían era el guardia. Este lucía una panza desproporcionada y su altura empataba perfectamente con su musculatura gruesa hecha de grasa.

-¿Eh? ¿Qué es esa cosa blanca que hay por allí…? –casi al mismo tiempo, y en dos perspectivas, se vio cómo el hombre se acercaba a la puerta abierta, como si detrás de ella hubiese algo, y a la vez, Allen le dejaba a la niña a Mana y salía poco a poco del escondite con cautela. Al mismo tiempo, ambos se cruzaron cara a cara- Ah, pero si es un niño. Hola pequeño, ¿sabes a dónde pudieron haber ido los ladrones de la diosa? Los estamos buscando.

Allen sudó una gota. Parece ser un poco lento de razonamiento. Mucho músculo y poco cerebro ¿eh?.

-No, no tengo ni idea señor –respondió con una ingenuidad teatral y una vocecita más infantil que la suya, mientras le sonreía “tímidamente” al gigante.

-Ah, gracias. Si los ves, avísame –el hombre se giró para decirle algo a su jefe, pero a los pocos pasos se detuvo, como si se le hubiese prendido un bombillo… algo tarde- ¡Eh! ¡Espera un momento, niño!

Sin embargo, cuando se volteó, no había nadie detrás de la puerta.

-¡J-jefe, los ladrones! ¡Los ladrones estaban justo aquí! –aquel grito sobresaltó a aquel árabe, que miró con los ojos encendidos al grandullón.

-¡Búscalos! ¡Encuéntralos! –Ordenó, mientras dirigía sus pasos a la salida, donde seguramente ya se habían escabullido aquellos bribones.- Llama a toda la guardia. Quiero que rodeen el lugar completamente y no dejen una sola salida sin vigilar. ¡Ahora!

En esos momentos, Allen había tomado de las manos tanto a Mana como a la niña y las apuraba corriendo por los extensos pasillos de aquella fortaleza. Cuando estaban a punto de cruzarse con un grupo de vigilantes, el peliblanco las situó detrás de una esquina para así ocultarse de ellos. Pasaron de largo, gritando algo acerca de que los ladrones se encontraban aún allí. Los habían descubierto.

-Escúchame, Mana, yo iré a liberar a los buscadores ¿está bien? Necesito que saques de aquí a esta niña. Si descubren su farsa, puede que vayan a hacerle algo muy malo. Tenemos que protegerla –Allen se separó de ellas, y con una prisa mezclada con cautela, avanzó- Te lo encargo. Ella y su caso… puede que tenga alguna relación con la Inocencia. –fue lo último que le dijo, antes de desaparecer por otro corredor.

_________________

Allen Walker
Innocence: 6
Experiencia: 29



Jasdevi
Inner Noé: 6
Experiencia: 13
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Meta Knight
Exorcista por reclutar


Cantidad de envíos : 21
Fecha de inscripción : 12/06/2009

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Sáb Ago 08, 2009 4:59 pm

En un momento parecia que todo se vino abajo, el cambio de guardia habia finalizado alzando nuevamente dificultades al paso y se vio en poco tiempo siguiendo a aquella pareja para lograr escapar, con suerte el albino habia logrado burlar al guardia mas corto que se podrian haber encontrado, pero pronto dio la voz de alarma y enseguida se noto en el edificio la actividad de los guardias en pos de encontrarles

Durante el trayecto se escondieron varias veces, en esta ultima ocasion en una esquina

-Escúchame, Mana, yo iré a liberar a los buscadores ¿está bien? Necesito que saques de aquí a esta niña. Si descubren su farsa, puede que vayan a hacerle algo muy malo. Tenemos que protegerla.- dijo el chico mientras se alejaba de ambas para emprender la busqueda de aquellas personas, al poco avanzar se giro para verlas y añadio algo mas- Te lo encargo. Ella y su caso… puede que tenga alguna relación con la Inocencia

Al oir aquello solo saco por conclusion que el objetivo que tenian eran el de rescatar a los "buscadores" y protegerla a ella, pero a la par le habian abierto mas interrogantes ¿Hasta que punto estaba envuelta en algo mayor de lo que se habria imaginado anteriormente?

-Asi que te llamas Mana- dijo la chica a la joven que la acompañaba, observandola con curiosidad- ¿Quienes son los buscadores? ¿Y que es eso de la Inocencia?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mana Valentine
Exorcista - Noé del sadismo
avatar

Cantidad de envíos : 268
Edad : 29
Localización : Londres, Inglaterra/ El Cairo...
Fecha de inscripción : 04/10/2008

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Sáb Ago 15, 2009 1:44 am

Oh Dios, si había gente más tarada que aquel hombre no quería saberlo. Se ubiese dado un golpe en la cara de la impresión y verguenza agena si en ese momento Allen no la hubiese tomado de la mano y llevado a toda pastilla por los corredores del lugar junto a la niña.

Refugiados finalmente en una esquina y aguardando por tener el camino algo más libre, Walker con un plan en mente explicó rapidamente su idea antes de marcharse.


-Escúchame, Mana, yo iré a liberar a los buscadores ¿está bien? Necesito que saques de aquí a esta niña. Si descubren su farsa, puede que vayan a hacerle algo muy malo. Tenemos que protegerla -Aquello lo tenía más que claro, asintió con la cabeza siempre mirando al albino.- Te lo encargo. Ella y su caso… puede que tenga alguna relación con la Inocencia.

-Entiendo, yo me encargo... cuidate, nos vemos allá afuera.
-Fue lo último que logró decir antes que el muchacho desapareciese de su vista. Mana viendo el camino despejado por los momentos tomó la mano de la jovencita y nuevamente se hecharon a correr por los pasillos.



-Asi que te llamas Mana -Le interrumpió la voz de aquella niña - ¿Quienes son los buscadores? ¿Y que es eso de la Inocencia?

Había en su rostro una mirada de total duda, así como lo expresaba su voz. Siempre mirando al frente la colorina se encontró visualmente con las siluetas de unos 4 guardias que corrían frente a ellas hacia otra dirección, es allí que Mana, mirando a todas partes encontró una puerta, la abrió rapidamente e hizo ingresar a su acompañante, en lo que la volvía a cerrar tras su espalda, miró el lugar y dejó a la niña libre de su agarre. Momentos depués volvío a abrir la boca.

-Los buscadores son hombres que se encargan de averiguar cosas y situaciones referentes a la inocencia, están por todo el mundo
-No sabía comp explicar correctamente aquello- Y la inocencia es, un "arma" que nos ah dado Dios para acabar con la maldad del mundo- Ni ella se creía eso, pero era lo que todos decían -la inocencia, sincronizada con un usuario y un arma, son sumamente poderosas y capaz de eliminar a monstruos que la buscan, esos monstruos son los akumas, y es el deber de nosotros los exorcistas acabarlos.

Sabía que sus palabras, aunque faltas de precisión, eran correctas, pero aún así no podía explicar nada bien en ese momento. Del otro lado de la puerta se escucharon nuevamente voces, y el picaporte de aquella se giró casi abriendola, si no fuese por que la colorina le había puesto el seguro.

Llamó a la niña con ella, y se quedaron tras la puerta igual que antes, Mana, con una de sus pistolas en mano quitó el pestillo y aguardó a que quien estuviese afuera entrase. Resultaron ser 2 hombres algo grandes y de contextura gruesa que al ingresar a la sala miraron en todas partes. Fue ahí donde ella ubicandose tras uno de los hombres le dió en la nuca con la empuñadura de su arma, haciendole caer, mientras el otro hombre se daba la vuelta y casi apunto de gritar recibió en plena cara una patada de la mujer, haciéndole ir a dar al suelo de espaldas, uníendose a la inconciencia de su camarada.

-Vamos... ?- si lo pensaba bien, no había oido el nombre de la chica, por lo que su oración quedó en el aire mientras esperaba por aquella información.

Pasando por su lado, hasta los guardías los revisó un momento y sacó un juego de llaves del cinturón de uno de ellos, el que guardó con cuidado en sus ropas.

-Salgamos de aquí, ven -Le tendío la mano y espero por que se la tomase, probablemente ya estaban cerca de la salida y eso le agradó, solo esperaba que pudiesen llegar a salvo hasta allí y reunirse finalmente con Allen y los buscadores, ya luego pediría a la jovencita ver su medallón.

_________________



Exorcista Mana Valentine
Innocence:5 - Experience:14

Rico Caliari
Inner Noé: 5 - Experiencia: 0

Inspector Howard Link
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Musician
Exorcista - Noé del Vínculo
avatar

Cantidad de envíos : 495
Edad : 23
Localización : ~El Cairo~ - ~Arca Negra~
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Dom Ago 16, 2009 7:38 pm

Justo en el momento en el cual tanto Mana como Nyako estarían por cruzar la salida para así zafarse por fin de los guardias momentáneamente, dos manos se cernieron sobre ellas y les taparon las bocas al mismo tiempo. El causante de eso las empujó con fuerza entonces, aprovechándose además del efecto sorpresa, hasta llevarlas a la parte trasera de la fortaleza, donde todo parecía desierto y descuidado.

-Perdóneme de verdad, Mana-dono, pero estaban en riesgo de ser atrapadas si salían en esa dirección –se disculpó un Pedro agitado y cauteloso, mientras soltaba a ambas y buscaba un paño con qué secarse la frente sudorosa- se ha corrido la voz por todo el pueblo y con gran velocidad, de que dos ladrones se llevaron a la diosa, mientras esta cobraba vida propia para realizar los milagros y peticiones hechas por los peregrinos del día de hoy. Eso ha dicho el jefe del cuartel y de la guardia, y todos le han creído. Ahora la mayoría de los habitantes están por todas partes buscándola a usted y a Walker-dono como locos. –se escucharon más a lo lejos voces que gritaban enérgicamente, así como pasos estruendosos que sólo señalaban la presencia de un numeroso grupo cerca. Pedro inmediatamente asió a ambas mujeres por las muñecas con firmeza y empezó a llevarlas hasta otro lado- Vengan por aquí, las llevaré a un lugar seguro, donde nadie podrá encontrarlas por los momentos.

Pedro las alejó de la fortaleza unos cuantos metros, hasta un pequeño esbozo de cañón donde había formaciones rocosas inmensas. Aquel lugar, al cual la enorme edificación le daba la espalda era oscuro, un poco frío y ni una sola alma se veía por allí. Ni grupos de búsqueda. Nada.

-A éste lugar los pobladores le huyen, porque en sus creencias está la historia de que aquí pararon un montón de espíritus malignos, y es por eso que las piedras son oscuras y la arena más tosca que la que fluye por el desierto –explicó mientras buscaba con la mirada algo. Cuando lo encontró, se acercó hacia él. Una de las rocas más enormes se alzó al frente del buscador, que empezó a tocarla, tanteando, hasta que dio con algo y retiró una tela, la cual anteriormente había servido como camuflaje. Una pequeña abertura se mostró entonces, y con él, un espacio vacío- aquí nos escondimos durante varios días mis amigos y yo, cuando la gente nos empezaba a mirar con sospecha. Podíamos vigilar desde aquí lo que sucedía por fuera de la fortaleza y trazar una manera de averiguar la verdad del suceso de la diosa. Hasta ahora, nadie sabe de esto. Podremos permanecer aquí mientras baja el flujo de gente buscándonos.


Mientras tanto, en otro lugar [xD]

-¿A dónde se metió?

-Estoy seguro que vi a uno de esos ladrones por aquí cerca. Están todavía en la fortaleza, ¡tenemos que seguir buscándoles!

Aquellos dos oficiales compartieron otras palabras, y luego se alejaron del pasillo más próximo al subterráneo. Cuando el sonido de sus pasos se esfumó, Allen soltó un suspiro aliviado y salió de la esquina contraria, en la cual se había ocultado. Lo que hizo después fue avanzar hasta donde quería llegar, puesto que lo más seguro era que los buscadores se encontrasen en las habitaciones o celdas que habían debajo de la fortaleza. El pasillo que se suponía conducía hasta allá, terminaba en una simple puerta que parecía. Pendiente a todo lo que sucedía a su alrededor, Allen se acercó lo más rápido y silencioso posible, y la abrió; nadie le había pasado llave por lo visto.

Cuando sus ojos se acostumbraron a la repentina y potente iluminación que había adentro, y pudo mirar lo que había en su interior, soltó un gemido de sorpresa.

-No puede ser.

Sin darse cuenta, una sombra se proyectó detrás de él y alzó en el aire un grueso mazo de metal, con el cual lo golpeó en la cabeza. Allen al instante perdió las luces, y cayó en el suelo. Aquella persona lo tomó por los hombros y comenzó a arrastrarlo en sentido contrario.

-Eso te enseñará a no hurgar donde no debes –aquella persona esbozó una sonrisa escalofriante- Exorcista.

_________________

Allen Walker
Innocence: 6
Experiencia: 29



Jasdevi
Inner Noé: 6
Experiencia: 13
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tsuki Night
Hechicera de Génova
avatar

Cantidad de envíos : 27
Edad : 22
Localización : ♠En Yaoilandia♠
Fecha de inscripción : 03/06/2009

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Dom Ago 16, 2009 8:23 pm

Desde su llegada hasta ese momento en el cual había por fin dejado de quejarse de la temperatura; se había dedicado a simplemente... perder el tiempo. Claro recorrió el lugar, consiguió ropajes de acuerdo al lugar, consiguió incluso que dar a la supuesta "diosa", aunque al final se hubiese quedado en medio de las personas sin hacer nada mas que escuchar sus conversaciones.

Todo esto, hasta ahora que por fin tomaba sus actos con mayor dedicación desde el momento en el cual la alarma sono en el pueblo y ella aprobechando el desorden se dirigió una vez hacia el templo de la diosa, ahora sin problemas, de todos modos ya sabía con quien y como hablar para que la dejasen pasar sin problema alguno... algo que bien pudo haber hecho desde el principio del día, lastima que recien lo descubriera.

Camino por el lugar con paso sereno, evitando todo tipo de contacto con los guardias que ya no hibiese visto para evitar levantar algún tipo de sospecha así llegando al pasillo más proximo de lo que suponía era el subterraneo, no era por mas que agradecía profundamente el hecho de no haverse perdido por su propio despiste.

Suspiro y acomo sus gafas, bajo su brazo derecho su libro reposaba con deseos de ser usado prontamente por su castaña y olvidadiza dueña; pero eso por el momento no se daría tal vez más tarde o tal vez más pronto.

Ella mientras pensaba que cualquier otra cosa que compartía similitud con su misión pero que estaba ajeno a esta, dichos pensamientos e ideas duraron poco relativamente nada siendo estos interrumpidos por el sonido de pasos parsimoniosos y de "algo" al ser arrastrado en la fría superficie. Chikase dirigió la vista hacia el provenir de aquel sonido, no muy lejos de su lugar un hombre, uno de sus "conocidos" arrastraba lo que para la mujer no sería más que un niño en el lugar inadecuado.

-¡Hey! -Llamo para hacerse notar y el hombre de inmediato como si se tratase de un resorte volteo presuroso a verla, se le noto de inmediato defensivo más al ver quien era la del llamado relajo su expresión con igual rápides de como se había tensado. -Ese niño... -Prosiguió la castaña cuando le fue conveniente -¿Qué hace aquí? -Culmino con la pregunta más obvia que se le pudo haver ocurrido, que mas daba, si de igual manera no había pregunta mayormente apropiada para la situación.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://whispergray.foroactivo.com/
Meta Knight
Exorcista por reclutar


Cantidad de envíos : 21
Fecha de inscripción : 12/06/2009

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Lun Ago 17, 2009 6:15 pm

Poco despues de que la joven habia formulado aquella pregunta a su acompañante, habian seguido avanzando furtivamente sin llamar la atencion de los guardias, no fue hasta que se introdujeron en una de las habitaciones para que tuviese la respuesta que buscaba

-Los buscadores son hombres que se encargan de averiguar cosas y situaciones referentes a la inocencia, están por todo el mundo. Y la inocencia es, un "arma" que nos ha dado Dios para acabar con la maldad del mundo- la chica iba asimilando aquellas palabras, un poco atonita- la inocencia, sincronizada con un usuario y un arma, son sumamente poderosas y capaz de eliminar a monstruos que la buscan, esos monstruos son los akumas, y es el deber de nosotros los exorcistas acabarlos.

Apenas se termino la conversacion se oyo como la puerta estaba empezando a ser forzada y la joven llamo a Nyako para que se situasen detras de la puerta, en cuanto lograron arriba, comprobo con temor que eran dos tipos corpulentos que por el momento habian pasado de largo para comprobar lo que habia dentro de la habitacion, no obstante la colorina se alzo y dejo inconscientes a los dos con gran maestria sin necesidad de disparar sus pistolas

Vamos... ?- le pregunto Mana mientras cogia las llaves a uno de los guardias, a lo que tuvo que agitar un momento la cabeza antes de contestar

-Claro, demonos prisa

La joven le ofrecio la mano y Nyako, sin dudarlo, la sujeto, ya estaban cerca de la salida y podria seguir viviendo

-Le debo una a Mana y a aquel chico, cuando salgamos podria invitarles a....

No pudo terminar de formular aquel pensamiento cuando se vio arrastrada bruscamente por alguien, no pudo avisar a su nueva amiga, pero se fijo en que ella estaba en la misma situacion, aunque pataleo fue inutil... pero nuevamente la suerte volvia a sonreirla

-Perdóneme de verdad, Mana-dono, pero estaban en riesgo de ser atrapadas si salían en esa dirección

Poco despues aquel hombre les explico la situacion, de haber seguido hacia delante los aldeanos las hubiesen atrapado sin dar tiempo siquiera a pestañear, ademas de que les habia revelado un pequeño escondite en la zona maldita

-El mundo es pequeño ¿eh?- dijo mientras desenterro una caja de alli, ahi habia guardado su ropa el dia antes de poner en marcha su plan y por suerte aun permanecia en el sitio que la enterro- No os importa que me cambie ¿verdad?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mana Valentine
Exorcista - Noé del sadismo
avatar

Cantidad de envíos : 268
Edad : 29
Localización : Londres, Inglaterra/ El Cairo...
Fecha de inscripción : 04/10/2008

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Miér Ago 26, 2009 9:48 pm

Sin siquiera darle tiempo de quejarse, alguien se había ido sobre ella y su compañera arrastrándola hacia afuera de la fortaleza. En cuanto se vio liberada, Mana se volteó con total disposición de golpear a quien fuese que la hubiese agarrado, mas, para su agrado, se trataba de Pedro, el rostro de la colorina se iluminó en ese instante y preocupándose de que la jovencita que iba con ellos les siguiera, los tres entraron al refugio que tenía el buscador, en lo que el hombre explicaba la situación y el porque del lugar.

-A éste lugar los pobladores le huyen, porque en sus creencias está la historia de que aquí pararon un montón de espíritus malignos, y es por eso que las piedras son oscuras y la arena más tosca que la que fluye por el desierto -Les explicaba el hombre, cuando llegaron por fin a aquel escondite.

-aquí nos escondimos durante varios días mis amigos y yo, cuando la gente nos
empezaba a mirar con sospecha. Podíamos vigilar desde aquí lo que sucedía por fuera de la fortaleza y trazar una manera de averiguar la verdad del suceso de la diosa. Hasta ahora, nadie sabe de esto. Podremos permanecer aquí mientras baja el flujo de gente buscándonos.


Y con toda razón, ella asintió a las palabras del buscador, el solo hecho de andarse paseando por ahí con el flujo de guardias y pobladores enloquecidos por su diosa era peligroso incluso para ella.

En lo que Nyako se iba a cambiar, ella misma comenzó a maldecir una vez más por su abrigo perdido en la fortaleza aquella, pero aún más, su preocupación pasó a ir en aumento con el pasar del tiempo, Allen no había dado señales de vida y aquello la angustiaba. Finalmente, y tomando una desición.

-Pedro-san -Le llamó, el finder se volvió a ella dejando de lado el armatoste/telefóno que aún no reparaba y la observó- Iré a la fortaleza otra vez, iré por Allen. Quiero que se queden aquí los dos. -Dijo firmemente, preparando mientras tanto sus pistolas- Si no vuelvo con Allen en dos horas, se irán de aquí y contactarán a la Orden -Miró a Nyako por unos instantes antes de volverse hacia el hombre -Llévala contigo y cuidala, que es importante que Komui le haga una entrevista, puede que ella tenga la inocencia con sigo.

volvió a su lugar sus armas, y contempló hacia afuera de la caverna, donde ya no había nadie, ó muy poco flujo de personas, pronto sería el momento de salir.

-Recuerden, que en dos horas, si no hemos regresado, o al menos uno de nosotros ambos se van de aquí lo más rápido que puedan. Y es una orden.


Luego de eso, se abrió un espacio por el lugar salir y comenzó a andar son sigilo por las formaciones rocosas del lugar, llegando en instantes hasta la fortaleza, donde apoyó la espalda contra la pared y miró a todas partes, viendo que nadie andaba por ahí, antes de dirigirse finalmente hasta la puerta.

_________________



Exorcista Mana Valentine
Innocence:5 - Experience:14

Rico Caliari
Inner Noé: 5 - Experiencia: 0

Inspector Howard Link
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Musician
Exorcista - Noé del Vínculo
avatar

Cantidad de envíos : 495
Edad : 23
Localización : ~El Cairo~ - ~Arca Negra~
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Jue Ago 27, 2009 2:27 pm

Ante la pregunta de la hechicera, aquel hombre sonrió un poco, y la malicia se le vio desbordada en ese simple gesto.

-¿Este niño? –alzó un poco a Allen, haciendo evidente su pregunta, y luego lo soltó para que cayera de nuevo al piso con violencia, aún inconsciente- Era una pequeña rata que estaba hurgando donde no debía, Chikase-sama –explicó mientras su mirada se ensombrecía y soltaba una risa malvada, sus hombros agitándose al son de las carcajadas cual villano- Este pequeño exorcista no ha venido sólo. Tal y como pensamos, parece que esa diosa era sólo una mocosa compatible con la Inocencia. La misma Orden ya sospechaba de eso: primero envían a varios buscadores molestos, y ahora a un par de exorcistas, eso puede aclararnos cualquier duda acerca de la verdadera identidad de la chiquilla –tras acordarse de que ahora “ella” estaba fuera del alcance de sus manos, hizo una mueca de disgusto- seguramente ya debe de andar lejos, junto con esa otra exorcista, pero dudo mucho que sean capaces de dejar a un aliado atrás.

Casi con desprecio, aquel hombre de mirada gélida, ávida y audaz lanzó cerca de los pies de la hechicera al exorcista, que cayó boca abajo mostrando una mancha de sangre en la cabeza que poco a poco iba oscureciendo sus cabellos normalmente blancos. Cabe decir que el mazo de metal que llevaba ceñido a la cintura el jefe de los guardias, estaba impregnado de la misma sustancia.

-Podríamos usar a esta escoria para atraerlos –sugirió como quien no quiere la cosa, pero con una sonrisa delatora- De todas formas, yo ya he mandado a varios de los “guardias” en busca de esa enana. Les he ordenado que no la maten, y que la traigan para acá de nuevo. Estoy seguro de que le gustaría encargarse de ella personalmente, ¿no es así, Hechicera-sama? –el hombre se restregó las manos. Vil agente del Conde al fin y al cabo. Se acercó hasta donde estaba el muchacho nuevamente y lo tomó de los cabellos con brusquedad, sin importar que estuviese empapándose las manos de sangre por eso- Puedo encargarme de él, mientras usted decide qué hacer. El Conde-sama dijo que podía disponer de los Akuma que quisiese, así que sólo quedaría entramar el escenario –cargándose al exorcista al hombro con un ruido pesado, aquel Agente pasó por el lado de Chikase y siguió su camino- Los buscadores podrían servir como buen señuelo, ya que todavía podemos disponer de ellos –hizo una pausa, como si se hubiese acordado de algo y sonrió- Bueno, de algunos.



Minutos después de Mana haberse escabullido del escondite, varias personas se acercaron a aquella zona que Pedro había calificado segura, puesto que los creyentes supersticiosos no se asomaban allí por los “fantasmas oscuros”. Vestían ropas de la nación, pero se notaba a leguas que no pertenecían a la población, la idea de que algún mal karma les quedase por haber pisado aquella tierra negra, parecía pasarles lisa. Se quedaron allí, de pie, en silencio, como si algo estuviesen pensando, y luego uno de ellos, el más alto, pateó la roca donde estaba el escondite del buscador haciendo que esta temblara.

-Vaya, vaya, me pareció haber percibido el aroma humano por aquí –musitó éste, con una voz que podía ponerte los pelos de punta, mientras rodeaba el escondite con sospecha- ¿están allí, señor buscador y señora exorcista? queremos saludarles como es debido.

La sonrisa malévola que cruzó su rostro fue casi como una señal. Sus otros compañeros empezaron a deformarse, mostrando sus verdaderas identidades. Akumas de nivel uno comandados por aquel hombre que parecía más avanzado que ellos.

-Sino salen inmediatamente, me veré obligado a insistir y…creo que eso no sería del todo agradable ¿cierto?

Los cañones de los Akuma apuntaron la roca como la mira principal, a la espera de la señal de su jefe.



[Off: traanquilos, que nadie va a morir... aún xD]

_________________

Allen Walker
Innocence: 6
Experiencia: 29



Jasdevi
Inner Noé: 6
Experiencia: 13
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Meta Knight
Exorcista por reclutar


Cantidad de envíos : 21
Fecha de inscripción : 12/06/2009

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Sáb Ago 29, 2009 6:40 pm

Al fin la pequeña pudo por fin librarse de las mantas y el maquillaje que uso para hacerse pasar por estatua y se puso la ropa que habia guardado, una camisa corta, una cazadora marron, unas calzonas cortas con bolsillos mas que notables y unas zapatillas que parecian los pies de un gato, probablemente unas zapatillas de estar por casa, termino finalmente colocandose unas gafas similares a las gafas de bucear con unas lentillas que bien parecian hacer a quien se las pusiese que sus ojos eran irisados. Termino por hacerse la coleta y sonreir con satisfaccion

-Como he hechado de menos teneros en la cabeza, no volvere a dejaros nunca

Nada mas terminar se dirigio donde estaban el buscador y Mana, esta parecia que iba a salir del escondite

-Pedro-san. Iré a la fortaleza otra vez, iré por Allen. Quiero que se queden aquí los dos. Si no vuelvo con Allen en dos horas, se irán de aquí y contactarán a la Orden - Nyako noto como la exorcista habia puesto su mirada en ella un instante- Llévala contigo y cuidala, que es importante que Komui le haga una entrevista, puede que ella tenga la inocencia consigo.

Asegurandose de que no venia nadie, les volvio a avisar de que debian irse si en el transcurso de dos horas no volvia.

Para la joven esta era la noche mas larga y extraña de su vida, ya no tenia ni idea de como iba a acabar todo aquello

-Disculpe...Pedro- dijo mirandole fijamente - ¿Que es eso de la Orden? ¿Me vais a llevar a ese sitio hasta que todo pase?

El buscador no era capaz de encontrar palabras para explicar como iba a ser su vida una vez que pise la orden y se demuestre que efectivamente es compatible con la inocencia, mas no habia tiempo para ello en ese momento

-Vaya, vaya, me pareció haber percibido el aroma humano por aquí - dijo una voz siniestra que le puso a la chica la piel de gallina - Sino salen inmediatamente, me veré obligado a insistir y…creo que eso no sería del todo agradable ¿cierto?

-¿Es cosa mia o me estan confundiendo con Mana? Sea como sea no suenan a locales... parece mas de pesadilla

-Pedro, sera mejor que se es...- susurro

-Es mejor que trates de esconderte como puedas- le respondio susurrando sin dejarla terminar la frase

Nyako miro a su alrededor, era facil decir que se escondiese pero mas dificil era encontrarlo en un sitio donde practicamente no habia, lo unico que se le ocurrio fue una cosa...

Volvio rapidamente a la caja donde antes guardo la ropa y de alli saco la manta con la que se disfrazo anteriormente y despues se agacho en un lugar cercano a la entrada y se cubrio, si la suerte volvia a sonreirla aquellos tipos pasarian de largo y ella podria escapar antes de que se pudiesen percatar, lo que no tenia claro es lo que haria Pedro.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mana Valentine
Exorcista - Noé del sadismo
avatar

Cantidad de envíos : 268
Edad : 29
Localización : Londres, Inglaterra/ El Cairo...
Fecha de inscripción : 04/10/2008

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Dom Sep 06, 2009 11:33 pm

Tras haber dejado atrás al buscador y a Nyako, Mana se internó en el fuerte que en ese entonces era custodiado por unos 4 guardias protegiendo la puerta de ingreso, sin mayores dificultades de deshizo de ellos y avanzó por los pasillos de forma casi felina.

Escondiéndose con cuidado tras murallas y pilares, escuchó de propia boca de algunos hombres de diversos temas como el designio de ubicación para cada uno y la protección de una sala en especial, el subterráneo.

Los últimos guardias residentes en aquel pasillo donde estaba oculta la colorina abandonaron el lugar, ingresando por una puerta y desapareciendo tras éstas, convencida de que no había moros en la costa, comenzó a correr una vez más, bajando escaleras y abriendo un par de puertas de pesada madera hasta
llegar a la planta más baja donde supuso debía estar su destino final.

Mas, en cuanto pasó por fuera de una de la últimas puertas, algo como un tentáculo viscoso le agarró el pie y la hizo ir al suelo, aun que, no tocó éste porque ese mismo tentáculo la había alzado de una pierna y ahora pendía cabeza abajo.

-tsuru, tsuru, tsuru~
¿qué tenemos aquí? –habló algo debajo de la cabeza de la colorina, lleno de diversión dio una sacudida a la chica quien protestó.

-¿Qué demonios? ¡Identifícate! –gruñó Mana más que molesta, pero no recibió nada más aparte de una zarandeada y un azote contra la pared de enfrente, el golpe fue tan de pronto y fuerte que terminó medio inconsciente al haberse dado de lleno en la cabeza contra la pared.

-Oh, creo que le dejé aturdida –sonrió con satisfacción ante el hecho y la dejó sobre el suelo sin cuidado alguno. Quien la retenía era un akuma de nivel 2 que tenía anatomía de pulpo color plateado y decorado con una máscara grotesca pintada de los colores
del arco-iris.

Arrastró por el suelo a Mana, jalándola por la pierna a lo largo del pasillo hasta alcanzar el subterráneo,
donde encontró a aquel hombre del mazo de metal ceñido al cinto, con Allen cargado cual saco de harina al hombro. Mana apenas consciente de todo quiso hablar pero no salía nada de su boca, solo pudo ver vagamente a aquel hombre quien sonreía satisfecho ante la escena.

-Oh, dos de tres… falta la mocosa esa y los tendremos a todos – de la nada la presión en la pierna de la colorina aflojó y sintió como era arrojada al piso unos cuantos metros más allá y posteriormente, como algo caía pesadamente sobre ella, no supo quién era, por que en cuanto fue aplastada, la conciencia la abandonó dejándola a merced de la oscuridad y el silencio. Pésimo momento para haberse desmayado.

_________________



Exorcista Mana Valentine
Innocence:5 - Experience:14

Rico Caliari
Inner Noé: 5 - Experiencia: 0

Inspector Howard Link
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Musician
Exorcista - Noé del Vínculo
avatar

Cantidad de envíos : 495
Edad : 23
Localización : ~El Cairo~ - ~Arca Negra~
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Dom Sep 20, 2009 9:16 pm

-¿Señorita diosa?, ¿no piensa contestarme? –el nivel tres parecía divertido, pero en el interior se estaba irritando.-¡Jum!- Se acercó cada vez más hasta la roca y con hosquedad le dio un fuerte puñetazo que la quebró en una explosión y la redujo a escombros.

En el proceso, juró haber escuchado el grito de un hombre.

-Pero qué tenemos aquí –de entre los pequeños fragmentos de la roca, el nivel tres sacó tomándole de los cabellos al buscador, que al emerger comenzó a toser estrepitosamente, como si antes se hubiese estado ahogando.- ¿dónde está la nueva exorcista?

Pedro permaneció en silencio. Aún temblando de miedo, prefería morir a ayudar a los Akumas con lo que tuviese qué decirles. El monstruo chistó, y enterró su mano como un afilado arpón en el hombro del buscador, el cual soltó un fuerte alarido.

-No me sirves para nada –declaró, apartándolo a un lado, cerca de donde estaban los otros niveles uno –Voy a dejar que estos chicos se lo harten, y usted aún así no piensa salir. Qué desconsiderada, morirá por vos, que no ha hecho nada más que estafar a las otras escorias humanas –vociferó, buscando entre los escombros aún, persistente. Ya más cerca de donde estaba Nyako, donde le pareció verla, volvió a hablar- No voy a matarte, chiquilla, desgraciadamente no me han mandado para hacer eso. Alguien quiere verte, antes de que seas destrozada por mis garras.




Tanto Mana como Allen se encontraban ahora en el mismo salón amplio donde horas atrás se le había rendido homenaje a la supuesta diosa, sólo que las decoraciones habían cambiado. El lugar estaba iluminado únicamente por varias antorchas dispuestas alrededor de las paredes, y el centro, donde antes habían estado las ofrendas y el altar para la deidad, ahora se encontraba totalmente vacío. Gracias a la oscuridad de la noche, el entorno estaba persistentemente en penumbras.

Los exorcistas estaban separados, uno de otro. La pelirroja se encontraba en el extremo derecho del salón, y Allen en el izquierdo. Las pistolas de Mana se encontraban en manos del Agente, de modo que se hallaba desarmada. Para reforzar aún más su lamentable situación, el hombre, seguido por sus compañeros, humanos y Akumas, le habían atado los pies y las manos.

-Pero, ¿por qué no les matamos y listo? Los Akuma están impacientes por destrozarlos –preguntó uno de los subordinados del líder de Guardia a éste.

Los ojos atentos y sagaces de aquella persona centellearon ante tales palabras.

-Sería sumamente aburrido, además, es un momento especial para nosotros. Hasta ahora no se ha sabido de algún Agente o colaborador del Conde que haya logrado acabar con algún exorcista, valiéndose de los recursos que tiene, y ahora mírame a mí y a ti, y a todos tus compañeros. Estamos a punto de conseguir algo que hasta ahora nadie ha conseguido.

Lo que dijo arrancó una sonrisa a todos los humanos que estaban allí, que se miraron alegres ante la expectativa de ser reconocidos, y hasta incluso recompensados más allá de lo normal por el Conde ante tal proeza.

Fue entonces cuando Allen comenzó a volver en sí. Primero la cabeza le dio vueltas, mareado aún con los ojos cerrados, y luego, cuando empezó a abrirlos, todo se encontraba borroso, pero con el pasar del tiempo fue haciéndose más y más nítido, hasta que por fin pudo mirar con mejor atención dónde se encontraba.

-¿D-donde estoy? –desorientado, y aún sin acordarse de lo que había sucedido momentos atrás de caer en la inconsciencia, Allen captó la silueta de una mujer más allá de donde estaba él- ¿Mana?

Su voz hizo que el Agente se volteara hacia él y le diese la cara. Ante esa visión, el exorcista acabó por recordar qué había sucedido, y cual sería posiblemente su posición en aquellos momentos. Pero antes incluso de que lograra levantarse apropiadamente, ya habían varios hombres a su alrededor, sosteniéndole fuertemente de los brazos, inmovilizándole.

-Ah, vaya, te has despertado, ¿tuvo una buena siesta, señor exorcista? –el hombre le enseñó los dientes con una despreciable mueca de autosuficiencia.

Allen, repentinamente lúcido, fue al grano.

-Usted trabaja para el Conde Milenario, ¿no es así? –y al elevar el rostro, sus sospechas fueron confirmadas tras activarse su ojo izquierdo y descubrir que las dos personas que estaban escoltando a su agresor eran dos Akumas.

-Pues sí. Obtengo muchísimos más ingresos estando de su parte que haciendo cualquier otra cosa –el Agente se encogió de hombros la mar de tranquilo. Dirigió una mirada hacia la salida del recinto y arrugó el ceño:- ¿Todavía no vuelven esos dos con lo que les pedí? –preguntó a uno de los subordinados que retenía al albino.

-Aún no, pero sea paciente por favor.

Instantes después de ese breve intercambio de palabras, se presentaron en el umbral otras dos personas más que ante el ojo de Allen no eran más que Akumas de nivel uno. El más alto de los dos le entregó a su “jefe” una pequeña cajita rectangular, y una sonrisa lobuna apareció en su rostro tras volverse hasta donde estaba Allen.

-Ciertamente, todos los exorcistas son personas de temer siempre y cuando tengan a su alcance la molesta Inocencia –se fue acercando hasta Allen, en quién la presión en sus brazos aumentó, lo que le hizo soltar un quejido. El Agente profirió una pequeña risa y miró por un pequeño instante a Mana:- fue fácil desarmar a esa chica, puesto que se valía con sus pistolas, ¿no es así? –mismas que estaban ahora amarradas a su cinto- pero tú eres más problemático, por lo que me doy cuenta. Tu arma reside en tu cuerpo ¿no? eres un maldito exorcista parasitario –Allen le dirigió la mirada más fría que pudo, inquieto por saber a dónde iba a parar aquella conversación- de modo que la única forma de dejarte fuera de combate es o matarte, o cortarte el brazo, o también… -de la caja ahora abierta, asomó la aguja de una jeringa. Los ojos del exorcista se abrieron de par en par por la sorpresa, y ante esa visión, el Agente no pudo evitar relamerse los labios- No tengas miedo, no sentirás nada, te lo prometo. Sólo será un pinchazo y todo se hará más hermoso ante tus ojos, reíras incluso ante tu propia desgracia como si fuese la mejor de las comedias ¿no es fantástico? Hasta la propia muerte te parecerá algo maravilloso.

Ante sus palabras, Allen intentó zafarse con todas sus fuerzas de las manos que le oprimían los brazos y le aprisionaban, sin apartar la mirada de la aguja que se acercaba cada vez más a él. Sus agresores parecían regodearse ante la escena, a juzgar por las sonrisas sadistas y malévolas que ahora adornaban sus rostros, o los que el exorcista alcanzaba a ver. Sin embargo, cuando el Agente intentó pincharle, tensó los brazos todo lo que pudo, evitando aquel perezoso pinchazo y además, logrando que se le cayera la inyectadota.

El menudo hombre soltó un grito de irritación, y le cruzó la cara al exorcista con el revés de su mano. El golpe seco retumbó entre las paredes de aquella amplia sala.

-Te crees muy lista, ¿verdad, pequeña rata? Pero sólo con eso tientas tu suerte –uno de los Akuma le recogió la inyectadota intacta y la depositó en sus manos. El Agente tomó con brusquedad los cabellos de Allen, y le jaló sin mucho tacto hacia un lado, para dejar expuesto su cuello.- Ahora si me encargaré de que tus últimos momentos sean los más humillantes que hayas tenido en tu corta vida, exorcista.

Dicho esto, le clavó la aguja en la piel descubierta y presionó del émbolo hasta que no quedó ni una sola gota de fuese lo que fuese aquel líquido incoloro dentro de la jeringa.


[Off: Perdonen la tardanza, pero tuve una horrenda confusión de turnos y no me vine a dar cuenta hasta ahora ^^Uu]

_________________

Allen Walker
Innocence: 6
Experiencia: 29



Jasdevi
Inner Noé: 6
Experiencia: 13
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Meta Knight
Exorcista por reclutar


Cantidad de envíos : 21
Fecha de inscripción : 12/06/2009

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Lun Sep 21, 2009 6:46 pm

De repente una explosion sacudio la zona, llenando de escombros el refugio en cuestion de segundos, Nyako habia logrado al menos tener un hueco entre tanto polvo para poder respirar y, al menos, poder observar la situacion sin que fuese descubierta con facilidad.

Habia reconocido el grito de Pedro en algun sitio, pero no era capaz de descubrir su proveniencia... pero le preocupaba mas aun aquella imponente figura que habia aparecido en su busqueda, pero fue peor como encontro con tanta facilidad al buscador y su manera de incorporarle

-¿dónde está la nueva exorcista?

Hubo un breve momento de tension hasta que de repente aquel tipo habia atacado al buscador....y lo habia atravesado de un solo movimiento del brazo

-¡¿Lo ha....lo ha matado?!- Penso para si, estremeciendose solo de pensarlo.

-No me sirves para nada- le digo a Pedro, lanzandolo hacia unas... ¿Esferas? voleteando por el cielo, luego alzo la voz, probablemente buscando respuesta de ella- Voy a dejar que estos chicos se lo harten, y usted aún así no piensa salir. Qué desconsiderada, morirá por vos, que no ha hecho nada más que estafar a las otras escorias humanas - Por suerte su protector seguia con vida segun lo que decia aquel tipo, pero le mencionaba justo lo que mas le dañaba su moral, ella siempre habia sido una ladrona y tenia orgullo de considerarse una de las mejores, pero nunca permitia que otra persona cargase con la culpa de sus actos, y aquello estaba pasando para su temor.

Cada vez estaba mas cerca, tenia los pies de aquel tipo justo en frente y parecia que estaba cerca de detectarla, aquello le hizo estarse mas quieta, para evitar delatarse, pero a la par se cuestionaba que debia de hacer...

-No voy a matarte, chiquilla, desgraciadamente no me han mandado para hacer eso. Alguien quiere verte, antes de que seas destrozada por mis garras

-Cuanta sinceridad....¡Esto se acabo! Si es asi como son las cosas al menos me peleare mi existencia y la de Pedro hasta el final, pero primero tendre que enseñarte un par de cosas...

La joven no solo se levanto con gran agilidad, sino que aprovecho el efecto sorpresa para tirarle la manta encima con el fin de hacerle perder visibilidad

-¡Primero! ¡No soy estafadora y aun no soy exorcista como tu dices! ¡Soy la mejor ladrona que El Cairo ha conocido!- al terminar la frase, le tiro rapidamente arena para asegurarse de que no pudiese verla

-Y segundo, no puedes coger lo que no puedes ver ¡Hasta nunca!

Lo que aun no sabia que hacer era el como encargarse de aquellas esferas que parecian ir armadas y que no tardaron mucho en apuntar, de momento solo podia correr hacia Pedro...y usar su truco

-Muy bien, colgante....hora de deslumbrarles- Dicho esto asmo su mas valiosa perteniencia y se concentro en hacerla brillar, una luz intensa aparecio de ella y aquellas cosas parecian emitir quejidos agonicos

-¡Levantese, por favor!- le dijo al buscador

-No debistes... debes huir

-No lo merece, esas cosas son mas habiles de lo que parecen ¿no cree?- sonrio abiertamente, como si estuviese en mitad de algun juego - Vamos a volver para buscar a Mana y Allen, asi podran hecharnos una mano con este problema

Levanto como buenamente pudo al hombre y se apresuro a escapar con el mientras aun durase aquella confusion, sin importarle que estaba manchandose de sangre

-Pequeña... no tienes porque

-Por favor, llamame Nyako... bastante que me estoy conteniendo para no lanzarme a degollar al tipejo ese- sonrio de forma picara, era su forma de hacer bromas despues de todo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mana Valentine
Exorcista - Noé del sadismo
avatar

Cantidad de envíos : 268
Edad : 29
Localización : Londres, Inglaterra/ El Cairo...
Fecha de inscripción : 04/10/2008

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Dom Sep 27, 2009 12:59 am

En cuanto comenzó a abrir los ojos, la luz opaca de aquella sala fue lo primero que vio rodeándola, seguido de un grupo de pies que lentamente se acercaron a ella.

-Oh, la exorcista ah vuelto en sí ¿durmió bien? – en cuanto sus ojos le vieron la cara al hombre, hizo una mueca de desagrado para él ante su comentario despectivo, trató de mover sus manos y piernas, pero algo le impedía separar sus extremidades.

-Ah, y no te preocupes por intentar ponerte de pie, no podrás –sonrió satisfecho y acto seguido la tomó de las ropas y la levanto del suelo para comenzar a andar con ella a cuestas hasta llegar a donde estaba Allen, tirado en el suelo, en alguna clase de aturdimiento. Al mirar su estado, sintió preocupación inmediata antes de que la tiraran cerca del albino.

Con impotencia, intentó forcejear para liberar sus manos, mas no pudo y solos hizo que una ola de carcajadas se creara, no pudo más que gruñirles a todos aquellos hombres quienes miraban burlonamente la escena.


-Mujer, guarda tus fuerzas para después, las vas a necesitar para cuando grites de agonía, sin armas y más indefensa que nunca –sacó la correa con las pistolas de la colorina y las batió en el aire para enseñárselas
a su dueña
–Sin éstas no eres más que un humano común, prontamente tú amigo también estará desarmado, cuando le quitemos su inocencia ¿me pregunto en qué parte del cuerpo estará?- sonrió abiertamente - Y lo olvidaba, si es que sobreviven, ya no serán nada…

Puso las pistolas otra vez en su cinto y se alejó paso a paso de ambos exorcistas, Mana dirigió la mirada con apuro hacia Allen, no podía tocarlo ni nada, solo tenía su voz, así que comenzó a hablarle…

-Allen, Allen ¿qué pasa? ¿Qué te hicieron? Contéstame por favor
- En lo que seguía llamándole sin recibir
respuesta alguna, pudo oír al grupo de árabes hablando de algo que habían mandado a buscar a la zona rocosa fuera de aquella fortaleza, inmediatamente se acordó de Nyako y Pedro y la preocupación la embargó con más
intensidad.

Forcejeando y jalando en lo que sentía las cuerdas alrededor de sus muñecas más apretadas siguió en un intento desesperado por liberarse hasta que pudo deslizar su diestra y soltar la amarra, mirando por el rabillo
del ojo hacia donde estaban los hombres paseándose y saliendo de la sala, puso una mano sobre la mejilla del albino y arrastrándose más cerca de él, llegó a su encuentro y próxima a su oído le susurró bajito algunas palabras.


-Allen, intenta concentrarte y escuchar –le dijo tragando saliva- Activa tu inocencia, por favor si aún posees algunos sentidos, actívala, debemos salir de aquí…

Pero antes de terminar, nuevamente la habían tomado de las ropas, y la llevó a encontrarse cara a cara con su captor, el hombre del mazo.

-Veo que ustedes son iguales, tú amiguito me la hizo difícil cuando quise doparlo, y ahora tú, no sabes quedarte callada ni quieta –le dio una bofetada que la hizo girar la cara. –Si no fuese porque hay alguien que desea verles antes de darles muerte, yo mismo les hago estallar los cráneos de un solo golpe con mi mazo –Rechinó los dientes en cuanto la colorina movió sus pies para patearle el estómago, haciéndole tambalear por un momento, el cual fue bien aprovechado por ella para con su mano libre tomar de su cinto una de sus pistolas, y al menos, la más importante de ambas, la que contenía su cubo de inocencia, posterior a ello, propinó un golpe en la quijada del tipo ese con ayuda del mango de su pistola y eso le bastó para que la liberase, ganándose un golpe en el suelo en el acto, pero al menos ahora podía sentir más seguridad ante la situación.

-No se acerquen! -demandó inmediatamente después. Dirigió el cañón de su arma hacia arriba, directo al pecho del guardia y le miró ceñuda, mientras le vigilaba al hombre en lo que su zurda aún con la soga, forcejeaba con los nudos que ataban sus pies.

_________________



Exorcista Mana Valentine
Innocence:5 - Experience:14

Rico Caliari
Inner Noé: 5 - Experiencia: 0

Inspector Howard Link
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Musician
Exorcista - Noé del Vínculo
avatar

Cantidad de envíos : 495
Edad : 23
Localización : ~El Cairo~ - ~Arca Negra~
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Lun Oct 05, 2009 10:16 pm

El nivel tres no pudo reprimir un chillido de frustración, mientras se quitaba de encima la manta y se restregaba los tres ojos para quitarse la arena de ellos. Los Akumas de nivel uno comenzaban a percibir su irritación y se mostraron llenos de incertidumbre. Cuando se le aclaró la vista, el Akuma jefe vio lo menos que quería ver en aquel momento: la chiquilla y el buscador se habían esfumado. Volvía a tener que darles caza, como incluso antes de haberles descubierto el ingenioso escondite.

-¡Búsquenlos por todas partes, hasta debajo de las piedras si es necesario! –ordenó mientras ascendía hasta el cielo como un cohete de baja presión, mirando desde la altura la inmensidad del desierto, escrutando sus dunas en busca de aquellas presas que con tanta rebeldía se le habían ido de las manos.

Su mente, un poco más avanzada que los de niveles más bajos que él, elucubraba las posibilidades y apuntaba a un pensamiento único que podía ser el más obvio: o se marchaban a la ciudad, o eran lo suficientemente locos y suicidas como para dirigirse de nuevo a la fortaleza, a por los otros exorcistas.


++++++++++++


La droga que el árabe le había inyectado en el cuello le ardía en las venas. Fluyó desde la punta de la jeringa hasta su organismo con solubilidad, quemando casi a carne viva su circulación. Primero no notó nada en absoluto, momentos en los cuales le había mantenido una mirada fiera a su captor, que sonreía expectante, pero luego su vista empezó a volverse borrosa, así como la lucidez de la cual antes había sido poseedor se difuminaba en ideas inconexas y sin sentido.

El efecto de la droga debió de habérsele notado en el rostro, puesto que las sonrisas de aquellos bandidos se ensancharon. A ojos de Allen se veían deformes y espeluznantes, como en una pintura de detalles desproporcionados. El ambiente de repente se le antojaba oscuro y tétrico, y las voces, distorsionadas y graves. A veces lentas, otras rápidas, y en peores momentos las escuchaba como chillidos agudos que le aceleraban el pulso con un ¿miedo? irracional.

Ya no quería ver más, estaba mareado, no entendía nada. Quería dormir. La idea era tentadora, y sus párpados cayeron con rapidez. Dormir… cada uno de los músculos de su cuerpo se fue relajando ipso facto, el latir de su corazón se reguló, la respiración se volvió una suerte de suspiro…

-Allen…hicieron?...por favor.

La voz de una mujer retumbó en su mente, entre consciente e inconsciente, con palabras de nuevo sin sentido y le hizo abrir los ojos lentamente. ¿La conocía? Algo le decía que sí. Su voz era tan familiar… ¿No era Mana? Espera, ¿Cuál Mana? Recordaba a alguien llamado así, alguien especial ¡Sí! Su padre Mana. Pero obviamente no era él el que le hablaba, ¿entonces a qué venía su nombre en la cuestión? ¿Lo tenía alguien más? No podía ser él. A lo mejor era otra persona, alguien tan caritativo como él, y por eso su nombre retumbaba como si le llevara a la dirección correcta…

¡Puff! Un chispazo en su sistema nervioso, que trabaja a la deriva con pensamientos entremezclados le aclaró un poco la visión en aquella difusa neblina en la cual se había convertido su mente. La mujer que le hablaba era alguien como él, una… ¿Una qué?

La luz del lugar, aunque en realidad tenue, le cegó. Sus ojos la veían muy intensa, como si el sol les hubiese llegado directamente a las pupilas e intentasen calcinarlas, ¿se podía hacer eso? ¿Y si quedaba ciego? ¿Y si no podía ver nada más? Su corazón se aceleró de nuevo ante tales pensamientos incoherentes, tump, tump, tump… ¡mejor cerrar los ojos! La oscuridad era muy apacible, suave, tan dulce como si le estuviesen cantando para dormir ¡eso es!, ¡tenía que dormirse! Pero de nuevo aquella voz le suplicaba de nuevo que le prestara atención (no la escuchaba clara, a veces alta, a veces baja, a veces como chillidos, pero nunca elocuente).

-Intenta…Activa… posees algunos… de aquí…

¿Qué?

La pregunta se formó en sus labios perezosa y muda, mientras sus grisáceos ojos trataban en vano de enfocar la mirada y descubrir el enigma que ahora era la silueta o mancha borrosa que estaba cerca de él, hablándole… la escuchaba tan cerca, ¿estaba cerca?, ¿qué quería de él?

Alguien más habló, pero su voz no era clara. No la reconocía. Ésta chillaba más, hacía más ruido, y le estremecía los huesos al albino como si fuera un niño pequeño en medio de una pesadilla demencial. Todavía no distinguía nada, salvo la luz cegadora que le apuñalaba la mirada y le tentaba a cerrar los ojos, pero no podía hacerlo...

¿Pero por qué?

Su mente comenzó a trabajar de nuevo, tratando de disipar la espesa niebla en su interior. El resultado no fue muy satisfactorio, pero al menos algo asomaba, una idea. Sabía que no debía cerrar los ojos por nada del mundo. Sólo eso.

La misma voz femenina gritó, o eso le pareció escuchar a Allen, todavía sumido bajo el efecto del fuerte narcótico, pero luego no pudo oír nada más. Fue como si el tiempo se hubiera detenido. Y mientras levitaba como una ligera nube en la frontera de lo real y lo imaginario, en su sangre, todo aquel veneno comenzaba a correr rápidamente dentro de sí y a ganar terreno.

_________________

Allen Walker
Innocence: 6
Experiencia: 29



Jasdevi
Inner Noé: 6
Experiencia: 13
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Meta Knight
Exorcista por reclutar


Cantidad de envíos : 21
Fecha de inscripción : 12/06/2009

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Miér Oct 07, 2009 6:40 pm

La joven seguia avanzando hacia la fortaleza con sumo cuidado, todavia tenia grabada la imagen de aquel ser y sabia que dificilmente podria escabullirse una segunda vez, debia de pararse y asi lo hacia cuando miraba a alguna de esas cosas volando para no llamarles la atencion, no siguio una trayectoria recta, sino mas bien curva retrocediendo de vez en cuando para evitar que la detectaran a ella o a su herido compañero

Por fin se acerco a la fortaleza, pero algo no le cuadraba del todo...

-No ha pasado mucho tiempo desde que sali de alli y despues de lo que se monto es demasiado extraño que todo haya vuelto a la normalidad tan deprisa

Quiso consultar a Pedro, pero este se habia desmayado dado el esfuerzo que estaba haciendo...la cosa no pintaba bien

-joo....¿donde esta esa pelota cuando se la necesita? creo que estoy en la boca del lobo.....pero no he de temer mientras recuerde los pasillos.

Con sigilo, Nyako entro asegurandose de que no venia nadie y escondio a Pedro en una de las salas para que no le vieran y mas tarde, atenderle, luego fue moviendose con sigilo, ocultandose donde buenamente podia mientras avanzaba

El problema fue cuando fue venir a dos personas y tuvo que esconderse detras de una cortina, y peor fue cuando la muchacha observo decepcionada que los mismos se habian detenido cerca para custiodiar aquel pasillo

-¿Ahora como me las apaño?.....Necesito que se muevan y ya, antes de que...- Paro su pensamiento al notar que su estomago le estaba demandando comida, esto era un mal presagio y mas tan cerca de esos tipos

-Por favor, no te pongas a rugir ahora....
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maiden Faith
Noé de la Avaricia - Exorcista por reclutar
avatar

Cantidad de envíos : 66
Localización : Arrendando un avión para Sudáfrica~ (?)
Fecha de inscripción : 04/05/2009

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Jue Oct 08, 2009 12:34 am

Aún sin poder familiarizarse con todo aquello nuevo -¿cómo hacerlo? Llevaba sólo unas pocas horas de saber la verdad sobre él mismo- que podía ser tan cómodo como incómodo, dependiendo de lo que fuese, Deo se transportó desde el interior del Arca, utilizando un portal que Lero le había indicado, y emergió en algún lugar de una edificicación de alguna parte del mundo.

No entraba luz del día, aunque tampoco estaba seguro si era de día o de noche ya para ese entonces, y sólo estaban siendo iluminados por antorchas prendidas. Allí, pudo distinguir claramente a tres personas: una de ellas parecía un crío medio inconsciente tirado en el suelo, amarrado de pies y manos, una chica que forcejeaba con las ataduras que aprisionaban sus extremidades inferiores mientras apuntaba a el otro hombre con una pistola.

Observó con especial cuidado la pistola que empuñaba la pelirroja. Tenía ese algo desagradable que lo molestó de sobremanera y observó el suelo en el que estaba parado; las antorchas le otorgaban una perfecta iluminación (no excesiva, pero la que necesitaba), pues su sombra se proyectaba claramente sobre el suelo.

-Así que esto es lo que llaman "exorcista" -musitó con voz despreciativa y viendo a aquellas personas como si no fueran más que molestas cucarachas que podía pisar si se le acercaban demasiado-. Son más desagradables de lo que imaginé. ¿Y esto es lo tan peligroso? ¿Un mocoso dopado y una mujerzuela armada? Miren como tiemblo -continuó sarcásticamente, diciendo lo primero que se le vino a la mente, pues su verdadera opinión, pese a no distar mucho de sus palabras, no era realmente aquella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mana Valentine
Exorcista - Noé del sadismo
avatar

Cantidad de envíos : 268
Edad : 29
Localización : Londres, Inglaterra/ El Cairo...
Fecha de inscripción : 04/10/2008

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Miér Oct 21, 2009 12:48 pm

Así que esto es lo que llaman "exorcista" –Se escuchó una nueva voz en el lugar -Son más desagradables de lo que imaginé. ¿Y esto es lo tan peligroso? ¿Un mocoso dopado y una mujerzuela armada? Miren como tiemblo…

En cuanto al comentario sarcástico del nuevo individuo, por la mente de Mana pasaron demasiadas cosas, ¿Quién era? ¿Cómo llegó al lugar? Todas de un viaje y en tan solo unos pocos segundos, aun que, obviamente jamás imaginó de quien se trataba, no al menos hasta que el guardia le dirigió un vistazo y le habló sorprendido ante su llegada…

- OH, debe ser usted quien ah venido a encargarse de los exorcistas –Contempló a Allen y luego a la colorida con desprecio en los ojos –Han dado más problemas de los que deberían, pese a ser nada más que dos chiquillos –rechinó los dientes- ¿Qué desea hacer con ellos? Puedo llamar akumas para que los lleven o hagan con ellos lo que disponga usted…

- Ngh –Finalmente la voz de Mana había interrumpido al lame botas en que se había convertido el guardia, le molestaba más que nunca su voz, pero más extrañada aún estaba con la presencia de aquel muchacho. Así que un enviado del Conde… Podía ser un hechicero o peor aún, un Noé… como si las cosas no estuviesen lo suficiente mal con Allen ahí dormido, Pedro y Nyako desaparecidos y corriendo peligro y ella misma ahí con esos dos… Grr.

-Eh viejo, no me subestimes, aún amarrada de pies te pude golpear –lo miró molesta, sin bajar el arma y apretando más aún su empuñadura. –No eres akuma, así que eres tan vulnerable como un humano normal, no hagas alardes de grandeza;Pero, tú… -Dirigió sus orbes bi-color al chico nuevo antes de mirar a Allen por unos segundos- ¿Quién eres? -exigió respuesta, y avanzó dos pasos hacia delante en dirección al tipo del machete, por el rabillo del ojo miraba al nuevo invitado, teniendo sumo cuidado con sus movimientos. La luz tenue podría jugarle a favor, dificultándole la vista a aquel tipo que la había amarrado previamente.

-Maldita mujer, ¿cómo te atreves...? -Pero la pregunta y futura amenaza que pudiese haber salido de la boca de aquel lacayo fue silenciada por un disparo que rozo la mejilla del hombre y que fue a dar en la muralla tras él, haciéndole tragar en seco. -Nadie te pidió la opinión...

Comenzaba a pensar en un plan de escape del lugar y por donde pudiese salir con Allen a cuestas sin exponerlo más de lo que ya estaba, sabía también que debía ir a por Pedro y la posible nueva exorcista, pero seguía con sus maquinaciones en resultado 0, por los momentos, la cosa estaba complicada… demasiado complicada.

_________________



Exorcista Mana Valentine
Innocence:5 - Experience:14

Rico Caliari
Inner Noé: 5 - Experiencia: 0

Inspector Howard Link
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Musician
Exorcista - Noé del Vínculo
avatar

Cantidad de envíos : 495
Edad : 23
Localización : ~El Cairo~ - ~Arca Negra~
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Lun Oct 26, 2009 10:25 pm

-¿Qué ha sido eso?

El guardia se paró en seco mientras aguzaba su oído; el compañero que iba a su lado, tardó unos pasos más para imitarlo y mirarle con extrañeza.

-¿Qué ha sido qué? –preguntó.

-¿No lo sabes? –miró hacia los lados con cautela- Me pareció haber escuchado algo.

-Alucinas –se burló el otro y rió. Su compañero puso mala cara, así que alzó las manos al aire en son de paz- Debió ser tu imaginación, quiero decir. Vamos, no nos podemos quedar en un mismo sitio por tanto tiempo, recuerda que debemos estar pendientes por si llegan por fin con la “diosa” –y dibujó comillas al aire, ante la última palabra mientras volvía a reírse.

Los dos se perdieron por el pasillo opuesto a Nyako, sin saber qué tan cerca habían estado de alcanzar a su presar.





De pronto, Allen sintió que algo le golpeaba. Particularmente, el dolor iniciaba en el interior de su pecho y se henchía hacia fuera, como si quisiera emerger y salir disparado hacia cualquier punto de la habitación. Claro, era una mera sensación, en realidad, no había ninguna protuberancia agitándose al son de las palpitaciones que le golpeaban en las sienes. La densa niebla fue sustituida por una punzada de dolor, uno más agudo que cualquier otro que hubiese recibido en toda la misión. Cuando abrió los ojos, la escena a su frente se distorsionó, no por su condición estupefacta, sino por unas pequeñas lágrimas que se agolparon en sus ojos. Allen se sorprendió por el origen de aquellas.

No son mías, constató sin aliento.

Parpadeó, y la vista se le aclaró. Al inclinar la cabeza un poco, la estancia le recibió con la visión de Mana (¿Era ella?), de pie y apuntando con la pistola, el mismo hombre desagradable (no recordaba su nombre. Espera, ¿en realidad le había dicho su nombre?), y un nuevo invitado que los miraba a ellos como si fueran meras hormigas insignificantes. Involuntariamente, los ojos de Allen se quedaron fijos en él, mientras un vuelco en el estómago le asentaba más la cabeza.

Noah, susurró una voz a sus espaldas, pero que en realidad provenía de su mente.

-Es un Noé.

Las palabras fueron claras pero perezosas, como si estuviese despertando de una larga siesta. El Agente miró a Allen con los ojos bien abiertos, como si fuese increíble que pudiera hablar aquel exorcista recostado de una pared, en el suelo.

_________________

Allen Walker
Innocence: 6
Experiencia: 29



Jasdevi
Inner Noé: 6
Experiencia: 13
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Meta Knight
Exorcista por reclutar


Cantidad de envíos : 21
Fecha de inscripción : 12/06/2009

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Miér Oct 28, 2009 7:16 pm

Habian estado cerca, su estomago habia rugido ligeramente y uno de aquellos tipos estuvo a punto de localizarla, por suerte el otro le convencio de lo contrario y se largaron de alli tras aquella burla hacia ella

-Reid lo que querais, pero no sois capaces ni de pillar un resfriado en invierno- penso la joven para si, mientras estaba escondida habia oido unos cuantos ruidos de disparos.

-Mana usa pistolas, tal vez se las este viendo con uno de esos bichos....¿como se llamaban?....¡Akumas! Si quiero su ayuda y la de Allen tendre que ir donde provienen, pero aun asi tendre que andarme con ojo por si los disparos son por otra causa

Nuevamente la joven ladrona se puso en marcha, ando varios pasillos con sigilo y miro en distintas puertas por si localizaba a los exorcistas, tras un rato de caminar se quedo extrañada al ver donde estaba acabando

¡Estaba bastante cerca de la sala de ofrendas! Estaba volviendo a donde estaba antes, pero algo no cuadraba en la situacion

Allen se habia quedado para liberar a los buscadores que habian sido capturados y Mana habia regresado al ver que el primero estaba tardando mucho ¿Como podian venir los disparos de alli? y de ser asi y ser la exorcista quien lo causaba ¿Que pintaba alli de nuevo? ¿Habria ido a por las ofrendas que ella dejo?

Decidio ir por otro pasillo en lugar de ese, pero se paro en mitad de uno y se escondio tras una maceta, pego la oreja en la pared y espero que al otro lado se oyese algo de la sala de ofrendas

-Eh viejo, no me subestimes, aún amarrada de pies te pude golpear. No eres akuma, así que eres tan vulnerable como un humano normal, no hagas alardes de grandeza;Pero, tú… ¿Quién eres?

El resto no lo oia con la misma claridad, intento agudizar el oido pero lo que oyo fue el sonido de otro disparo y una bala rebotando justo al otro lado de la pared que estaba oyendo, haciendole daño en el timpano

-¡Ayyyyyyy!- nada mas gritar se tapo la boca rapidamente en un acto reflejo, si habian estado atentos la habrian oido y se acabaria todo, se escondio rapidamente en una de las salas, justo debajo de un sofa que habia alli
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Maiden Faith
Noé de la Avaricia - Exorcista por reclutar
avatar

Cantidad de envíos : 66
Localización : Arrendando un avión para Sudáfrica~ (?)
Fecha de inscripción : 04/05/2009

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Lun Nov 02, 2009 8:18 pm

La voz del hombre era sumamente molesta y no reflejaba nada más que un nivel de patetismo increíblemente alto. ¿Un lame suelas cualquiera? Aquello que tenía frente a él no era más que escoria, incluso era algo peor que los exorcistas que estaban allí con él y no le importaba que fueran del mismo bando; si se metía en su camino, lo eliminaría como la basura que era.

-¿Quién eres? -exigió con voz autoritaria la pelirroja luego de haber dejado en su lugar al guardia con ayuda de su arma, que tanto le estaba molestando ver a Deo.

Luego que el lacayo intentara intervenir nuevamente, la exorcista volvió a amenazarlo, pero esta vez poniéndole más énfasis al disparar, terminado como única víctima de la bala una inocente pared. De reojo, Deo observó donde la bala se había incrustado y aquella molesta sensación le indicó que, tal y como lo había sospechado desde un comienzo, aquella pistola era lo que le habían dicho que era la Inocencia que portaban los Exorcistas.

-No eres nadie para dirigirte a mí -fue la respuesta a la exigencia de Mana sobre su identidad, tan calmo y orgulloso como solía ser.

Segundos después de haber dejado salir aquellas palabras de su boca, los ojos del exorcista tendido en el suelo, aún confuso y desorientado, se clavaron en los de él. Deo no desvió la mirada, sino que la devolvió con fuerza y seguridad. Al ver a Allen a los ojos, tan fijamente, algo vio en él que era distinto. Era una extraña mezcla de un desagrado aún mayor que por la otra exorcista, pero ese algo familiar, aunque no por ello menos molesto.

-Es un Noé -arrastró las palabras el peliblanco, aunque fueron perfectamente entendibles y audibles para los presentes.

¿Así que ese chiquillo sabía qué era? Interesante...

Dibujando una sonrisa para nada amigable hacia los exorcistas, Deo permitió que su piel cambiara de aquel rosáceo natural al gris característico de la descendencia de Noé; sus ojos verdes cambiaron al dorado de su familia y su cabello rojo cobrizo se vio ligeramente oscurecido, pasando a ser un rojo más parecido a la sangre. Los estigmas de su frente no se veían, pues la banda que usaba desde que éstos aparecieron a sus diecinueve años los ocultaba. Sin embargo, quedaba claro su pertenencia con la familia Noé, por lo que aquel detalle no era necesario.

Escuchó algo parecido a un grito ahogado al otro lado de la pared. Empequeñeciendo su sonrisa, pero manteniéndola sutilmente, se dirigió hacia la exorcista atada de pies y al que estaba apenas recobrando la conciencia apoyado en una pared.

-Quizás después de todo no sean un desperdicio... diviértanme, exorcistas -dijo con seriedad, sin mostrar siquiera un áspice de burla en su voz.

Dejando su palma derecha mirando al cielo y con la otra mano escondida al interior del bolsillo de su pantalón, la sombra de Deo comenzó a emerger del suelo aún conservando su segunda dimensión, pero mostrándose completamente animada. Debido a que realmente no había nada que poseyése valor a sus ojos, su sombra comenzó a alimentarse de la sombra de los objetos que había en aquella habitación, aumentando así su altura, la cual de por sí era imposible para un humano normal con aquella luz.

No obstante, en vez de atacar a los exorcistas como cualquiera pudo haber previsto, la sombra engrandecida por su alimento recién ingerido se quedó quieta en la entrada de la habitación, preparada para atacar al exorcista que decidiera seguir a Deo, quien marchó hacia las salas contiguas.

Ingresó primero a una; nada. Una segunda; tampoco. Mas en la tercera, percibió algo; ese algo que le desagradaba que no podía ser otra cosa que Inocencia. Se acercó al sofá y lo pateó, descubriendo así a la pequeña rubia que se escondía bajo él.

-¿Y esto es...? -musitó enarcando una ceja, permitiendo que un fulgor dorado de despreciero brillara en sus ojos color oro.


Última edición por Maiden Faith el Miér Nov 04, 2009 5:56 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mana Valentine
Exorcista - Noé del sadismo
avatar

Cantidad de envíos : 268
Edad : 29
Localización : Londres, Inglaterra/ El Cairo...
Fecha de inscripción : 04/10/2008

MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   Mar Nov 03, 2009 8:57 pm

Con el tiempo transcurrido, solo podía denotar como la molestia del recién aparecido aumentaba, pese a que no podía ver su rostro claramente algo le decía que estaba sumamente hastiado con todo lo que pasaba.

Un momento de silencio se produjo antes de que orgulloso y altanero, aquel chico abriese la boca y contestase sin signo alguno de quererse tomar aquel tiempo, como si hablar fuese una molestia total para él, como si ella y los demás presentes no fuesen nada para él.


-No eres nadie para dirigirte a mí –Una respuesta tan carente de emoción alguna, aparte de la calma fue todo lo que recibió Mana en respuesta. ¿Alguien con los humos elevados, eh? Lo que le faltaba en aquella ensalada de problemas, se llenó su mente de comentarios sarcásticos pero no abrió a boca solo para evitarse la molestia de gastar palabras en aquel. El guardia seguía atemorizado contra la pared, mirando confuso en dirección a su superior…

-El… el mocoso del piso está dopado –le habló ya más recuperado del balazo que recibió –le suministré una solución lo suficientemente poderosa como para dejarlo atontado y dormido a merced de nuestros planes, pero esa mujer se me escapó –miró a Mana con más odio del que la podría haber observado antes, con lo cual a ella solo le dieron deseos de sacarle la lengua burlonamente. Muy maduro, Mana –Me confié pensando que por quitarle sus armas sería más fácil –aquello lo dijo en un tono bajo, pero gracias al silencio y el
mismo eco que aquel cuarto cerrado producía todos pudieron oírle perfectamente.

-oh, si… eso prueba que eres idiota… -Mordaz y molesta con su actitud de perro faldero, la mujer volvió a dirigir la pistola hacia aquel agente, y en cuanto le contempló, percibió un semblante lleno de asombro, aquel miraba al suelo, tras ella… Mana siguió la dirección de su mirada y pudo ver con gran agrado como los ojos del albino se habían abierto y al mismo tiempo, segundos más tarde él mismo letárgico chico, hablaba…


-Es un Noé. –Palabras llenas de fatiga, como era de esperar en alguien que recién se despertaba.

Se puso de pie, en cuanto se zafó de las cuerdas y retrocedió pasos a paso hasta llegar a Allen, aún mantenía el cañón de su arma en dirección al hombre, mas en cuanto se agachó un poco para dar su brazo a Allen, desvió el arma en dirección al pelirrojo. No pudo ver cuando la piel del Noé tomó su color muerto, pero antes de que éste mismo hablase, a lo lejos un grito ahogado se escuchó, más bien proveniente del otro lado de la pared, como si una niña asustada hubiese chillado de espanto por algo.


-Quizás después de todo no sean un desperdicio... diviértanme, exorcistas –La voz del chico hizo que la vista la volcase en él, para apreciar como su mano se desplegaba, con la palma extendida hacia arriba y como de la nada su sombra comenzaba a moverse por sí misma, consumiendo las sombras de los objetos y agrandándose más de lo que Mana había podido darse cuenta.

En ese momento tragó en seco sorprendida ante aquella visión, manteniendo aún el brazo extendido hacia Allen le apuró en que le alcanzara.

-Allen, dame la mano –movió su brazo ante los ojos adormilados del peliblanco, en aquel preciso momento el dueño de la sombra salió de la sala con rumbo desconocido, aquella oscura silueta se movía por si sola y se encontraba totalmente despegada del suelo.

Antes de poder hacer otra cosa, algo dentro de Mana comenzaba a repetir sus palabras, sus ideas, intranquila trajo hacia sí aquel grito que hacía minutos pudo escuchar… Una niña asustada…Un momento ¿“niña”? ¿Qué haría una niña ahí dentro?

-Nyako
–dijo sin emoción, acordándose de la falsa diosa, de la niña que al parecer era una nueva exorcista, asimiló ideas, perfectamente podía ser ella…

-Allen
–lo llamó tomándolo por sus medios del brazo y tirando de él hacia arriba –Nyako, ella está en peligro, temo que el Noé haya ido por ella, debemos seguirlo, perdóna...-Pasó sin mucho cuidado el brazo derecho de Allen por sobre sus hombros y lo agarró firmemente, permitiéndole apoyarse en ella y empezó a caminar con el muchachito a cuestas. Pasaron por el lado del guardia, a quien Mana apuntó directamente esperando por un nuevo movimiento de éste para dispararle otra vez, pero nada, se quedó quieto, enseñando cual perro los
dientes.

Allí adelante, en la puerta la sombra se volvió a mover en cuanto los exorcistas se acercaron a ella, como una gran barrera se expandió, desprendida del suelo, bloqueando el paso totalmente para ellos.

_________________



Exorcista Mana Valentine
Innocence:5 - Experience:14

Rico Caliari
Inner Noé: 5 - Experiencia: 0

Inspector Howard Link
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]   

Volver arriba Ir abajo
 
Misión al Cairo [Allen Walker - Mana Valentine]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Guitarra de mana... (MALICE MIZER y no tiene nada que ver con el grupo Manà de mexico)
» Adaptaciones De Mitch Valentine *NUEVO*
» San Valentín Sangriento (My Bloody Valentine, 1981)
» Master Of Mana (Manga) Capitulo 1
» Grandes versiones de My Funny Valentine

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
D. Gray-man Revenge :: | Continentes | :: África-
Cambiar a: